Opinión. De norte a sur, un punto de encuentro