La espera

Diana Fernández Irusta
Edición Dante Cosenza
Edición Dante Cosenza Fuente: AFP - Crédito: Guillem Sartorio
(0)
13 de noviembre de 2019  

JOHANNESBURGO.- El entrenamiento aún no empezó, el predio está vacío, el día luce apacible, y el chico espera. Alumno de una escuela de rugby de Soweto, se toma un minuto antes del vestuario, el saludo a los compañeros, las bromas, los ejercicios, el sudor, los desafíos. Espera, y en su detención no hay ansiedad, sino calma; más que laxo, se lo ve tranquilo, cómodo con sí mismo y con ese trocito de tiempo por el que transita ahora mismo. Al menos para quienes miramos de lejos, decir Sudáfrica y rugby es decir, también, Mandela, los Springboks, Invictus. Pasó tiempo desde aquella jugada en la que un líder político vio en un deporte el camino hacia la reconciliación racial. No sabemos cuánto de esa historia resuena en el universo del pequeño rugbier que aquí aguarda. Pero algo en su actitud hace sospechar que, a su modo, él se sabe, como Henley, "amo de su destino, capitán de su alma".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.