Oblomov

Víctor Hugo Ghitta
Edición fotográfica Dante Cosenza
Edición fotográfica Dante Cosenza Fuente: AFP - Crédito: Thomas Kienzle
(0)
17 de abril de 2019  

Heilbronn, Alemania.- Nikita Mijalkov filmó Unos cuantos días en la vida de Oblomov en 1980. La película está basada en una novela de Ivan A. Goncharov de 1859 y retrata la vida apacible, como nacida de una inclemente somnolencia, de un terrateniente ruso en cuya ociosidad el autor ve la apatía de la nobleza rusa del siglo XIX. Oblomov casi no abandona su cuarto; se tumba, envuelto en su bata y con gesto indolente, en el diván, sumido en un ensueño vago que no está exento, precisamente, de sueños, aunque estos sean estériles. Esa vida aletargada le trae un padecimiento silencioso; no es mera holgazanería, sino la gandulería de quien no está hecho para la acción. Oblomov sufre. Ciertos lectores han querido ver en esa haraganería el deseo de regresar a la infancia y a la quietud del vientre materno. Lo que aquí vemos es una performance de la artista Susanne Egle, atribuible al genio o, quién sabe, a la pereza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?