Una escuela que nivela para abajo