¿Quién se come al intermediario?