Pantallas y pandemia. La viralidad de las mentiras verdaderas