Timerman, en el engranaje de mentiras y engaños

Laura Alonso
Laura Alonso PARA LA NACION
Hasta Orwell le retiraría su apoyo para el Ministerio de la Verdad después de leer esto
(0)
12 de febrero de 2014  • 00:30

¿Lo hará conscientemente y por convencimiento? ¿O será una pobre presa víctima del régimen? Héctor Timerman es un engranaje más del sistema de mentiras, engaños y falsificaciones del kirchnerismo. En su libro "1984", George Orwell le habría reservado el Ministerio de la Verdad.

Según la Real Academia Española, miente aquel que dice o manifiesta lo contrario de lo que sabe, cree o piensa. Miente aquel que induce a error y falsifica. Engaña aquel que da a la mentira apariencia de verdad. Confunde aquel que mezcla cosas diversas, de manera que no puedan reconocerse o distinguirse.

Timerman miente, engaña y confunde.

Al cumplirse un año de la firma del memorándum con Irán, escuché una entrevista radial de la periodista María O’Donnell a Timerman que decidí desgrabar. ¿Existe algo más poderoso que el contraste del "relato" con los "hechos" para desbaratar la mentira?

¿Existe algo más poderoso que el contraste del relato con los hechos para desbaratar la mentira?

Timerman miente.

Dijo sobre el tratado: "Está aprobado. Ellos lo aprobaron...fue aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional de Irán. No hay ninguna duda sobre eso". Si está aprobado por ambos países, ¿por qué la Dirección de Tratados de Cancillería informa que el tratado "no está en vigor"? Sencillamente porque ninguno lo ratificó. ¿No sabe Timerman que en derecho internacional aprobar no equivale a "ratificar"?

En el marco del pedido de declaración de inconstitucionalidad presentado por la AMIA y la DAIA, el mismísimo Poder Ejecutivo afirmó en el expediente judicial: "Negamos...que a la fecha haya entrado en vigor el citado memorándum". De lo que el juez Rodolfo Canicoba Corral colige "del informe presentado por el Poder Ejecutivo no se verifica la materialización de los actos invocados".

Además, el juez sostuvo: "En el caso de autos las disposiciones contenidas en el memorándum sobre las que se intenta se expida el suscripto (por el juez) con relación a su conflictividad constitucional ni siquiera se encuentran vigentes, vale decir, que no son ley y por lo tanto no puede confrontarse con el orden constitucional". Si esto no fuera suficiente para concluir que el tratado no está en vigor, dice el fallo: "Va de suyo que al no producir efectos jurídicos, lejos se encuentra de causar lesión alguna". En definitiva, el tratado no está vigente.

La mentira de Timerman persiste. Le dijo a la periodista que el canciller iraní lo había informado (verbalmente suponemos) sobre la aprobación del tratado: "Sí, sí, en la última reunión de septiembre de Naciones Unidas".

Sabe Timerman que ninguna autoridad judicial está habilitada a viajar a Irán hasta tanto no se dé cumplimiento a varios artículos del memorándum que, repito, no está en vigencia

Supongamos que elegimos creerle al canciller. Si él fue informado de la aprobación por su par iraní en la última Asamblea de Naciones Unidas en Nueva York, ¿por qué la Presidenta de la Nación dijo increpando a Irán desde el atril y ante el mundo lo siguiente? "Esperamos que este nuevo gobierno [por el de Rohani]....que nos digan si han aprobado el acuerdo, cuándo se va a aprobar si no se hizo, y si podemos tener una fecha para que un juez argentino pueda viajar a Teherán"? ¿La Presidenta no había sido informada por el canciller de la aprobación iraní o Timerman miente y le miente?

Timerman engaña.

El canciller se pregunta en la entrevista: "¿No es mejor tener un acuerdo firmado que dice que Irán va a autorizar al juez argentino a viajar?" Y responde: "Estamos esperando la fecha para poder implementar la fecha del viaje", sobre la posibilidad de que autoridades judiciales argentinas viajen a Teherán a interrogar a los acusados iraníes.

Sabe Timerman que ninguna autoridad judicial está habilitada a viajar a Irán hasta tanto no se dé cumplimiento a varios artículos del memorándum que, repito, no está en vigencia. Seamos buenos una vez más y supongamos que lo está. El artículo 5 dice que ‘La Comisión (de la Verdad) y las autoridades judiciales se encontrarán en Teherán para proceder a interrogar..." ¿Podría el canciller informar -ya que para él el tratado está vigente-, cómo avanza el cumplimiento del artículo 1 referido a la creación de la comisión a la que ni menciona? Sólo podría establecerse una fecha para el interrogatorio una vez que la comisión esté creada.

Timerman confunde.

Respecto de los opositores al pacto con Irán, dice: "Hay gente que primero lo ataca [por el memorandum] porque beneficiaba a Irán y ahora lo ataca porque no se cumple". ¿Nos toma por tontos? Desde el primer momento advertimos que Irán no era confiable, que no iba a cumplir el acuerdo y que firmarlo significaba un gran costo para la Argentina y una increíble ventaja para el régimen iraní que buscaba paralizar la investigación judicial local y proteger a sus acusados.

¿Debemos concluir que el canciller jamás comprendió los intereses del régimen iraní, su ethos y su claro objetivo en este caso?

¿En verdad, la Presidenta y Timerman creyeron en la ‘buena voluntad’ del régimen iraní?

Hiela la sangre releer las palabras de la Presidenta en el atril de Naciones Unidas cuando dijo "creemos en la buena voluntad de la gente".

¿En verdad, la Presidenta y Timerman creyeron en la ‘buena voluntad’ del régimen iraní? ¿En manos de quiénes hemos depositado los destinos de la Nación? ¿Son ineptos, cínicos, ignorantes?

Como dice Timerman, lleva tiempo cumplir los tratados internacionales. Sin embargo, los países suelen mostrar permanentemente su interés por alcanzar los objetivos y trazan planes para lograrlos comunicando a las partes y al mundo. El cumplimiento de un tratado internacional no depende de la "buena voluntad" porque es un contrato que genera una obligación y no una intención.

¿Qué ha hecho Irán desde la firma del memorándum hace poco más de un año? Nada. ¿Qué ha hecho la Argentina? Todo. ¿Y qué ha logrado? Ni verdad, ni justicia, sólo un daño profundo a su reputación frente a los países libres y democráticos del mundo.

Como corolario, Timerman afirma:"Tal vez haya gente que no quiera que el juez indague a los sospechosos". ¿A quién se refiere? ¿A los familiares de las víctimas, a las autoridades de la AMIA y la DAIA, a la oposición política que ha sido unánime en el rechazo, a la sociedad argentina en su conjunto? No sorprende la bajeza moral del golpe. La tomamos de quien viene.

En una trágica paradoja del destino, el hijo del gran Jacobo intenta mentir, engañar y confundir, pero fracasa. Lo hace por sus propias limitaciones intelectuales y políticas. Pero también encuentra el límite en una sociedad que escuchó muchas mentiras en dictadura y en democracia. Ya nadie come vidrio. Como decía el General Perón "la única verdad es la realidad". Hasta Orwell retiraría su apoyo a Timerman para el Ministerio de la Verdad después de leer esto.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.