Por la ciudad. Un deseable desánimo