Suscriptor digital

Un poeta y sus variados ensayos

Acerca de Sobre nada y otros escritos, de Mark Strand
Sandro Barrella
(0)
19 de junio de 2016  • 00:00

Cierto arte del texto podría fundarse en el juego entre lo previsible y lo imprevisible, entre la espera y la decepción, entre la connivencia y la sorpresa". Eso que Georges Perec escribió en Pensar/ Clasificar a propósito del acto de leer según un "bosquejo sociofisiológico" resulta apropiado para definir los vaivenes que el lector puede experimentar con la lectura de Sobre nada y otros escritos, libro de ensayos del poeta estadounidense Mark Strand (1934-2014).

El volumen ofrece una serie de textos que aparecieron originalmente en diversas publicaciones. El conjunto es dispar, heterogéneo, e incluso hay artículos que llevan a preguntarse sobre la pertinencia de su inclusión en el libro, como es el caso del breve "Introducción a Joseph Brodsky", que poco y nada dice acerca de la obra del poeta ruso exiliado en los Estados Unidos, y sí se enreda en una digresión bizantina sobre si es cierto o no que el autor de la "Gran elegía a John Donne" estuviese adoptando las maneras de los poetas estadounidenses. Pero, por otro lado, hay textos notables. "La vida secreta de la poesía", por ejemplo, un ejercicio de introspección, de síntesis autobiográfica, en el que Strand establece a partir de su mapa personal –que no escatima en poner a nuestra vista un par de escenas conmovedoras en las que aparecen sus padres– las condiciones que lo llevaron a entregarse a su oficio, la profesión de fe en su destino de poeta.

En la lista de artículos no pueden faltar: "Abecedario de un poeta", "Notas sobre el oficio de la poesía", "Fantasía sobre las relaciones entre poesía y fotografía", "Visiones del monte misterioso: la aparición del Parnaso en la poesía estadounidense" y "Dos poemas". Este último cobra especial interés por el modo en que narra su relación con la poesía del brasileño Carlos Drummond de Andrade y, fundamentalmente, con el célebre poema "En medio del camino". El texto es testimonio de un acecho, una pesquisa que a través de los años Strand establece –entre lectura y sucesivas traducciones– frente al sentido esquivo, misterioso, que le presenta ese poema breve que nunca acaba porque muestra su rostro por completo. En su lectura, Strand comparte sus vacilaciones con el lector, sus descubrimientos y contradicciones. Sobre el final, y sin que parezca tener relación con esto, alude al segundo poema al que hace referencia el título del ensayo, uno propio, que había olvidado y que aparece en una antología de su obra publicada en España. La naturaleza de ese olvido, la sorpresa frente al hecho, la recuperación, más que del poema, de un acontecimiento, parecen pertenecer al mismo orden de cosas que dejó al autor sin respuestas ante el poema de Drummond.

"Abecedario..." es el cumplimiento parcial de la utopía que todo poeta se propone, es decir, fundar un diccionario propio. El de Strand, como no podía ser de otro modo, muestra al lector sus obsesiones, los tópicos que constituyen el núcleo de su mundo estético. Definiciones certeras, elegantes, verdades propias al lado de aseveraciones críticas más generales. Para los lectores de este lado de la línea del Ecuador, hay una, en especial, que podemos celebrar: "N de Neruda, que fue un genio, pero en cuya obra se mezclan inextricablemente la belleza y la banalidad. [...] Los asuntos mundanos, modificados por unos adjetivos que designan lo celestial o lo extraño, se ven elevados a un reino de valor excepcional. Un sapo es signo de melancolía, el vino es inteligente, un limón es como una catedral. Neruda es un esteticista de lo ordinario". Pocas definiciones en tan pocas palabras aciertan en el corazón de la obra del poeta chileno.

Por otra parte, están las piezas que muestran el lado flaco del libro; por ejemplo, "El paisaje y la poesía del yo". La pretensión de oponer al sujeto lírico construido por William Wordsworth en su Preludio, el de los poetas confesionales contemporáneos –según los llama Strand– se vuelve insustancial. La lectura de Sobre nada y otros escritos deja, en su variedad, una sensación ambigua a la luz de la excelencia de la poesía de Strand y de su muy interesante libro sobre la pintura de Edward Hopper.

SOBRE NADA Y OTROS ESCRITOS

Por Mark Strand

Turner

Trad.: J. C. Ríos

172 páginas

$ 490

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?