Una Francia que se inclina hacia los extremos