La Iglesia criticó al Gobierno por la actualización del protocolo del aborto

"Parece que en este tema se juntan todos", dijo el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel "Tucho" Fernández, al conocer el nuevo protocolo
"Parece que en este tema se juntan todos", dijo el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel "Tucho" Fernández, al conocer el nuevo protocolo Fuente: Archivo
María José Lucesole
(0)
20 de noviembre de 2019  • 16:48

LA PLATA.- El nuevo Protocolo para la Atención Integral para las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo, publicado hoy en el Boletín Oficial y revocado horas más tarde por la ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, generó el rechazo del Arzobispo de La Plata, Víctor Manuel "Tucho" Fernánde.

Antesa que se conociera la marcha atrás del oficialismo, el arzobispo Fernández -muy cercano al papa Francisco- había apuntado tanto al gobierno de Mauricio Macri como a la oposición: "El gobierno nacional saliente acaba de publicar en el Boletín Oficial el Protocolo para la interrupción del embarazo. Está hecho, y parece que en este tema se juntan todos", escribió Fernández en su cuenta de Facebook.

El domingo, el arzobispo platense había criticado también el anuncio del presidente electo, Alberto Fernández, de enviar al Congreso un proyecto de ley para legalizar el aborto a la brevedad. La decisión fue criticada del mismo modo por su antecesor en la Arquidiócesis de La Plata, monseñor Héctor Aguer, que tildó de "abortista" al presidente electo.

El "se juntan todos" de Tucho Fernández pareció englobar, también, al gobernador electo por la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof: desde su entorno se dejó trascender hoy que se pondrá en vigor el nuevo protocolo para los hospitales de la provincia. La gobernadora María Eugenia Vidal había suspendido su aplicación, un par de años atrás. Vidal finalmente se manifestó en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

La actualización del protocolo publicada hoy contemplaba a la salud "desde una perspectiva integral donde es posible identificar una serie de situaciones relacionadas con factores de vulnerabilidad social como contextos de violencia de género (no sólo violencia sexual sino de todos tipos y modalidades de violencia contemplados en la ley 26.485) inequidades en las condiciones de vida, limitaciones de autonomía, etc ... que pueden hacer que un embarazo ponga en riesgo la vida de una persona".

El protocolo destacaba además el derecho a la interrupción del embarazo sin "incurrir en discriminación alguna e incluye en su línea de atención a todas las personas con posibilidad de gestar un embarazo, sin ninguna distinción relativa a su identidad de género ni a las prácticas sexuales que pudiera llevar a cabo".

En la actualidad el aborto no es considerado un delito en nuestro país cuando se solicita para evitar un peligro en la vida o la salud de las personas o cuando el embarazo es producto de una violación. Pero muchos médicos e instituciones se niegan a practicarlo.

El nuevo Protocolo no solo actualizaba las circunstancias para acceder a este derecho, también enfatizaba que "todo el personal del efector de salud (incluyendo administrativo y de seguridad) es responsable de garantizar y no obstruir el derecho a la interrupción del embarazo cuando este ponga en riesgo la vida o la salud de las personas o sea producto de una violación".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.