Ahora hay que poner en marcha la economía real

Por Oscar Vicente Para LA NACION
(0)
22 de diciembre de 2001  

Después de solucionar a través de los mecanismos establecidos constitucionalmente la continuidad del sistema democrático, lo importante ahora es encarar medidas que pongan en marcha lo que yo denomino la economía real.

Para esto se necesita que las personas puedan hacerse de su dinero, lo que significa que dispongan de sus salarios para consumir. Y si bien el mecanismo de la bancarización es bueno, es necesario enseñarle a la gente, especialmente a los mayores, cómo hacerlo, pues debe transcurrir un tiempo para que nos acostumbremos a pagar los servicios y las compras utilizando los medios electrónicos.

También es imprescindible que se restablezcan el consumo interno y la inversión. Sin ello, no habrá recuperación del empleo y no se podrá minimizar el reclamo social que hemos visto, principalmente el miércoles por la noche, cuando la movilización espontánea de tanta gente hizo escuchar sus necesidades y reclamos.

Respecto de la posibilidad de que haya default, dolarización, devaluación o pesificación (convertir en pesos las deudas y los depósitos bancarios en dólares), considero que cualquiera que sea el camino que se elija, las características primordiales para su implementación son que se haga con una altísima profesionalidad y en forma ordenada y definitiva, para obtener el máximo de certidumbre que las circunstancias requieren.

Debe lograrse la participación y el consenso de las partes intervinientes -acreedores y deudores-, sin olvidar que, en la mayoría de los casos, los ámbitos de aplicación responden a la legislación de otros países.

En lo que respecta a los sectores de la economía donde actuamos, y a título de ejemplo, las autoridades podrían ejercitar la prórroga de las actuales concesiones petroleras de manera que se incorporen nuevas inversiones que los actuales plazos no permiten. Si bien el valor presente de la prórroga en términos económicos es cero, lo importante es que las decisiones de inversión hoy estarían asociadas al nuevo plazo.

En lo que se refiere a energía eléctrica, considero importante alcanzar lo antes posible a completar el actual sistema interconectado nacional de alta tensión con la Patagonia, y también avanzar sobre las líneas de Comahue-Cuyo y la Minera, que cierra el lateral oeste con Tucumán. Siempre menciono como un ejemplo de fomento de las inversiones la promulgación de la ley de inversiones mineras que, entre otras cosas, estipuló el arbitraje internacional como mecanismo para la solución de divergencias. Esto debería ser ejemplo para otros sectores de la economía.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.