Alberto Fernández, en la CGT: gestos a Cristina y el homenaje a Ubaldini y Rucci

Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
María Paula Etcheberry
(0)
8 de noviembre de 2019  • 16:16

Con una nutrida presencia de intendentes y gobernadores justicialistas y en la sede central de la CGT como escenario, el presidente electo Alberto Fernández destacó los esfuerzos de Cristina Kirchner para lograr la unidad del peronismo y realizó un inesperado homenaje los históricos dirigentes sindicales Saúl Ubaldini y José Igancio Rucci.

En un salón Felipe Vallese colmado de líderes sindicales, Fernández resaltó el "esfuerzo particularmente de Cristina. Fue un enorme gesto de Cristina, que yo siempre quiero destacar. Porque como dije alguna vez: 'con Cristina no alcanzaba y sin Cristina no podíamos'", afirmó.

"Cristina es la esencia de este triunfo", agregó, en referencia al triunfo electoral del Frente de Todos que lo convirtió en el presidente electo. "Presidente, Alberto presidente!", coreó el auditorio repleto en repetidas oportunidades.

En un acto plagado de simbología justicialista, Fernández recordó a Ubaldini y Rucci. "En este edificio, voy a usar la frase de otro, 'pasaron cosas'", dijo, en un guiño contra el presidente Mauricio Macri.

"En este edificio vivieron grandes hombres del sindicalismo. Saúl Ubaldini tenía acá un lugar donde vivir. Y un enorme dirigente que tuvo la CGT, que se llamó José Ignacio Rucci. Gran motor de la vuelta de Perón a la Argentina y de la llegada de Perón al gobierno nuevamente", sostuvo el presidente electo, en referencia a los dirigentes de la central obrera durante las décadas del '70 y el '80.

También se tomó el tiempo de recordar que el edificio de la CGT fue el lugar donde yacieron los restos de Eva Perón una vez fallecida, y que aquel escenario "fue donde Perón llamó a un pacto social".

Una vez finalizado su discurso, Fernández entonó la marcha peronista y formó la tradicional "V" justicialista, junto a los sindicalistas y dirigentes políticos allí presentes. Recibió de regalo una gorra de la Juventud Sindical Peronista (JSP), que se puso unos instantes después de que se la entregaran, y una remera del gremio de personal doméstico Unión Personal Auxiliar de Casas Particulares (Upacp). Luego, el presidente electo se dejó fotografiar con ambos obsequios.

El gesto fue similar al de Axel Kicillof, que a su llegada a Azopardo 802, cerca de las 11.30 de la mañana, se tomó unos minutos para sacarse fotos formando la clásica "V" con los dedos, junto a un grupo de personas. El gobernador electo de Buenos Aires llegó acompañado del sindicalista Sergio Palazzo, titular de La Bancaria.

Ambos esperaron afuera hasta la llegada de Fernández, pocos minutos después, en una camioneta jeep negra. Acompañaron caminando el trayecto del vehículo de Fernández, que fue recibido con un masivo aplauso. El presidente electo respondió con una sonrisa y un saludo desde la camioneta.

"Bienvenido compañero Alberto Fernández", rezaba un pasacalles de la Juventud Sindical Peronista, en las puertas de la CGT. Allí, lo recibió Héctor Daer, que lo acompañó hasta el cuarto piso, donde el mandatario electo mantuvo una reunión a puertas cerradas con el Consejo Directivo de la central gremial antes de participar del acto que lo tuvo como protagonista.

En ningún momento dejaron de escucharse los bombos, trompetas y cánticos de los sindicalistas de la UTA presentes afuera. "Borombombon, borombombon, los sindicatos son de Perón", exclamaban.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.