Alberto Fernández, al Wall Street Journal: "La Argentina está en un default virtual"

El candidato presidencial del kirchnerismo responsabilizó a la gestión de Macri y al FMI por la crisis económica
El candidato presidencial del kirchnerismo responsabilizó a la gestión de Macri y al FMI por la crisis económica
Gabriel Sued
(0)
31 de agosto de 2019  • 00:00

Alberto Fernández estaba reunido ayer a la tarde con Emilio Pérsico y Fernando Navarro, dos dirigentes del Movimiento Evita, cuando su vocero, Juan Pablo Biondi, entró en su oficina con una pila de papeles. Quería mostrarle las repercusiones que habían tenido sus declaraciones al diario estadounidense The Wall Street Journal.

"Es lo que dije durante toda la campaña", le restó importancia el candidato presidencial, y le pidió que buscara las entrevistas de archivo en las que había pronunciado la palabra maldita: default.

En ese momento del día, minutos después de las 16, la frase del postulante del Frente de Todos se repetía en el encabezado de los portales de noticias y se diseminaba por las redes sociales. "La Argentina está en un default virtual y escondido", había dicho Fernández anteayer al periodista Santiago Pérez, en una entrevista que se publicó ayer, a las 13.06, justo cuando el precio del dólar marcaba un nuevo récord y las calificadoras de riesgo estrenaban categorías para calificar la situación argentina.

"No hay nadie en este momento tomando deuda argentina ni nadie que pueda pagarla", había argumentado el candidato.

La definición provocó un fuerte impacto político. Funcionarios del Gobierno salieron en fila a acusarlo de incentivar el caos. Además de la mención de un default, les molestó que dijera que la situación actual era una suerte de déjà-vu de 2001. "El gobierno de Macri causó un daño similar al que la Argentina sufrió en 2001 -sostuvo él-: un default de la deuda, falta de reservas para contener al dólar, una fuerte devaluación y un incremento en la pobreza".

Las críticas y el rebote que tuvieron esas palabras no alteraron el clima en el comando de la calle México, según relataron a LA NACION dirigentes que estuvieron ayer en las oficinas de San Telmo. Eso sí, son varios los que celebran que Fernández parta mañana a España, en un viaje que lo mantendrá una semana en el exterior.

"Cuando tocás tanto la pelota, a veces la tirás larga y a veces te queda corta. Quizás sea mejor tocarla menos", reflexionó un dirigente del Frente de Todos, en una suerte de crítica sobre el perfil alto que mantuvo Fernández esta semana.

Fernández y su equipo de colaboradores más cercanos cierran filas y defienden todo lo hecho. "La reacción es parte de la hipocresía de este gobierno. ¿Por qué no se ocupan de frenar el drenaje de dólares que han provocado?", rezongó el candidato al atardecer, cuando volvieron a hablarle de la repercusión de su frase.

Con Cristina

"Yo no miento. Macri deja la deuda en default", agregó, en una de las reuniones que tuvo antes de dejar las oficinas de San Telmo, para ir a encontrarse con Cristina Kirchner, que llegó ayer de Cuba.

Antes, el candidato había estado con su jefe de campaña, Santiago Cafiero, que ayer cumplió 40 años, y con Emmanuel Álvarez Agis, uno de sus asesores económicos. También recibió a Aníbal Fernández y a Eduardo "Wado" De Pedro.

En su entorno rechazan cualquier interpretación que le asigne una cuota de responsabilidad en la crisis o falta de prudencia. "Los mercados hacen o deshacen de acuerdo con las medidas que toma el Gobierno. Alberto dice la verdad, como siempre lo hizo, más allá del contexto. Él no genera alarma, solo dice lo que está pasando, lo que ya sabe todo el mundo", sostuvo uno de los integrantes de su equipo. "¿Debería mentir?", agregó, y señaló que cuando mantuvo silencio también fue blanco de críticas de dirigentes del oficialismo, como la diputada Elisa Carrió y Miguel Ángel Pichetto, compañero de fórmula de Macri.

En la entrevista con el diario estadounidense, Fernández retomó además sus cuestionamientos al Fondo Monetario Internacional. "Lo que quiero que entienda el FMI es que son culpables de esta situación", dijo, y argumentó: "Fue un acto de complicidad con el gobierno de Macri. Fue la campaña de reelección más costosa de toda la humanidad, y ellos le prestaron dinero a un gastador compulsivo".

Como había denunciado el lunes, después de la reunión con los enviados del FMI, Fernández reiteró que los dólares que entraron al país con motivo del préstamo del organismo se "evaporaron en fuga de capitales, mientras el Gobierno quemó las reservas para contener la depreciación del peso".

En la nota explicó además su receta para superar la crisis y dejó una advertencia al Fondo: "Para revertir este ciclo hay que lanzar un plan para alentar el consumo, y no le voy a pedir permiso al FMI para hacerlo". Eso sí, aclaró que está en contra del control de capitales y de las expropiaciones.

Después de días de alta exposición, Fernández partirá mañana rumbo a España, donde tiene previsto dar clases en la universidad Camilo José Cela, de Madrid, y reunirse con el presidente Pedro Sánchez.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.