Los argumentos de Cristina Kirchner el día que defendió la reducción de los miembros de la Corte

Cristina Kirchner defendió en noviembre de 2006 la reducción a cinco de los miembros de la Corte Suprema durante el gobierno de Néstor Kirchner
Cristina Kirchner defendió en noviembre de 2006 la reducción a cinco de los miembros de la Corte Suprema durante el gobierno de Néstor Kirchner Fuente: Archivo
Gustavo Ybarra
(0)
28 de julio de 2020  • 17:48

"Estamos ante un hecho al que si debiera agregarle un adjetivo tendría que ser el de inédito, porque en realidad es la primera vez en toda la historia de la República Argentina que alguien, pudiendo nombrar dos jueces de la Corte sin modificar una coma del ordenamiento legal, renuncia a ello y retoma el camino de los cinco miembros". La frase la acuñó Cristina Kirchner hace casi 14 años, cuando era primera dama y presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado.

Eran otros tiempos. Corría noviembre de 2006 y la Cámara alta debatía un dictamen que modificaba la composición de la Corte para llevarla, de manera gradual ya que el tribunal todavía estaba compuesto por siete miembros, al número de cinco jueces que la componen en la actualidad.

La iniciativa, que había llegado al recinto con dictamen unánime de comisión en base a varios proyectos, uno de ellos de la propia Cristina Kirchner, fue aprobada por 56 votos a favor y sólo dos abstenciones y poco tiempo después fue convertida en ley por la Cámara de Diputados.

Cristina Kirchner no sólo defendió en aquel momento la reducción de jueces, contraponiéndola con los antecedentes, fallidos y exitosos, de ampliación de la Corte; sino que también avaló a quienes criticaban la división en salas del máximo tribunal de Justicia, una de las propuestas que impulsa el kirchnerismo ahora.

"Tuvo sería objeciones, y sigue teniéndolas, de muchos constitucionalistas, quienes consideraban que se rompería el criterio de tribunal único e intérprete definitivo de la constitucionalidad de las leyes si se rompía la voluntad colectiva de la Corte a través del sistema de salas", afirmó la entonces senadora del Frente para la Victoria, refiriéndose a un proyecto fallido de reforma del gobierno de Arturo Illia.

Al respecto, Cristina Kirchner se permitió ironizar sobre los intentos por ampliar la Corte. Tras recordar las propuestas surgidas en los gobierno de Arturo Frondizi, Illia y Raúl Alfonsín, deslizó que "vinieron siempre del mismo lado", en alusión a las administraciones radicales de la segunda mitad del siglo XX.

Además, destacó que en todos los intentos por ampliar la Corte siempre hubo "un hilo recurrente" que fue el "de acelerar los trámites de las causas, darle mayor agilidad a la Justicia". Un argumento parecido al que apela ahora el gobierno del que Cristina Kirchner es vicepresidenta para abrir la discusión sobre la composición del máximo tribunal.

Para la entonces senadora, la aprobación de aquel proyecto era más que una "autolimitación" del gobierno de Néstor Kirchner, implicaba "la restitución a lo que fue durante casi cien años un sistema en la República Argentina", refiriéndose así a la permanencia en cinco miembros del número de la Corte desde la reforma constitucional de 1860 hasta la ampliación sancionada por ley en 1958.

Cristina Kirchner justificó aquella reducción en "la necesidad de marcar una conducta diferente" en materia institucional que contrapuso con el Pacto de Olivos que, recordó, implicó la renuncia de dos jueces para que asumieran otros dos. "Algo inédito en cuanto a canjear miembros de la Corte", agregó sobre el acuerdo entre Carlos Menem y Alfonsín.

Si una idea resiste en Cristina Kirchner al paso del tiempo es el del reclamo por "una reformulación del sistema judicial", aunque desligó el mal funcionamiento de la cantidad de jueces de la Corte Suprema. "La percepción de la sociedad en cuanto a que la Justicia no funciona no tiene que ver con que haya nueve, siete, cinco, cuatro, tres o dos miembros en la Corte", afirmó.

"La percepción de la sociedad es que no hay para los sectores menos privilegiados una administración de justicia que llegue en tiempo y forma", agregó.

Por último y coincidiendo con el entonces jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto, cuyo discurso elogió, aseguró que las críticas se justificaban en que "muchas veces se juegan intereses detrás de determinadas resoluciones judiciales que escapan tal vez a la formulación teórica de la sociedad, pero que ésta percibe como intereses ajenos a los que ella demanda".

"Son intereses, siempre. Aquí, en Estados Unidos, en Europa, con el sistema americano, con el sistema continentalista europeo, con el sistema de sala o no salas. Señoras y señores: el derecho es siempre, y no lo dije yo, la expresión de la relación de fuerzas de una sociedad; siempre se expresa de esta manera", concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.