Arribas fue beneficiado por Casación en la causa por los giros de Meirelles

Rechazó la apelación de un fiscal al considerar que las transferencias se dieron cuando no era funcionario
Hugo Alconada Mon
(0)
24 de junio de 2017  

El jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, quedó ayer a un solo paso de cerrar para siempre la investigación en su contra por el dinero que recibió de un "cuevero" condenado en la megacausa brasileña Lava Jato. La Cámara Federal de Casación Penal rechazó el recurso de un fiscal, que ahora deberá evaluar si lleva su reclamo hasta la Corte Suprema.

El titular de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), Sergio Rodríguez, había apelado el sobreseimiento de Arribas, pero la Sala III de la Casación consideró que su recurso era "inadmisible", ya que Arribas no era funcionario público cuando recibió la o las transferencias del "cuevero" Leonardo Meirelles, aún cuando la hipótesis de los investigadores era que podría haber actuado como eventual intermediario o testaferro de un funcionario.

El jefe de los espías, Gustavo Arribas
El jefe de los espías, Gustavo Arribas Fuente: Archivo

"La Procuraduría de Investigaciones Administrativas ha sido creada a efectos de intervenir expresamente en aquellos hechos en los que el protagonismo central está asignado a funcionarios públicos", zanjó el camarista Juan Carlos Gemignani. "Se advierte que esa condición funcionarial está ausente en la atribución del hecho que se le formula" a Arribas, completó, en el primer voto del fallo, de cuatro carillas, que compartieron sus colegas Eduardo Riggi y Ángela Ledesma.

Rodríguez evalúa ahora si amerita recurrir ante la Corte Suprema o dar por cerrada la pesquisa, que ya se encontraba herida de muerte desde que el fiscal general ante la Cámara Federal porteña, Germán Moldes, desistió a último momento- y sin aviso previo- del recurso que había presentado el fiscal a cargo del caso, Federico Delgado.

Para Delgado y Rodríguez la investigación debe continuar, ya que Meirelles declaró que completó al menos diez transferencias a nombre de Arribas durante 2013 por cerca de US$ 850.000, todas por motivos que serían ilícitos. Además, aún no llegaron a Comodoro Py las respuestas a los exhortos enviados a Brasil y Suiza.

Versiones encontradas

Durante la videoconferencia desde Brasil que protagonizó a mediados de mayo, Meirelles contó a los fiscales argentinos que trabajó durante años para el cambista Alberto Youssef -también condenado en la causa Lava Jato- y que todas las operaciones que hizo bajo sus órdenes "eran a OAS o a Odebrecht". Agregó que esos giros nunca volvieron rebotados. Dijo que llegaron a destino, aunque a veces los bancos suizos "utilizan subcuentas, dentro de otros bancos, para disfrazar; para que uno no llegue al origen de quién es realmente el dueño de los recursos".

Minutos antes y ante los mismos fiscales argentinos, sin embargo, Yousseff había criticado a Meirelles, con quien se encuentra enemistado desde 2014, cuando ambos fueron arrestados por orden del juez federal brasileño Sergio Moro.

De inmediato, Youssef se ofreció a declarar ante los investigadores argentinos bajo juramento de decir la verdad, pero con la condición previa de firmar un acuerdo de colaboración. Y como eso no ocurrió, solo dijo que él jamás hizo "nada" vinculado a la Argentina y que su ex empleado era "un mentiroso", que no era "una persona digna de confianza".

Para Arribas, el fallo de ayer de la Casación significó una reivindicación. Desde que LA NACION reveló, en enero pasado, la existencia de constancias de transferencias de Meirelles a su nombre por casi US$ 600.000 sostuvo que sólo hizo una operación, por apenas US$ 70.000 y que no tenía vinculación alguna con la megacausa Lava Jato.

Desde entonces, Arribas dio varias versiones. Primero dijo que el dinero correspondía a la venta durante 2013 de un inmueble en San Pablo -versión que sostuvo el presidente Mauricio Macri durante una conferencia de prensa-, pero luego indicó que era por la venta de muebles, en una operación que se completó durante 2015.

Durante su videoconferencia -en la que no prestó juramento de decir la verdad, pero tampoco requirió un acuerdo previo de colaboración-, Meirelles dio otra versión. "Puedo asegurar una cosa con absoluta y cristalina verdad -afirmó- y es que todos los pagos que mis empresas realizaron en el exterior y los cobros que percibí de mis empresas allá en el exterior son pagos de soborno de alguna obra".

Sin embargo, con una nota que recibió del Credit Suisse -que informó que Arribas sólo recibió un giro en su cuenta de Suiza-, la defensa del actual jefe de los espías pidió al juez federal a cargo del caso, Rodolfo Canicoba Corral, que lo sobreseyera, lo que ocurrió, sin esperar las respuestas de los exhortos que se había dispuesto en la causa.

Admisión inédita de Ottavis

El diputado bonaerense del FPV José Ottavis realizó ayer una autocrítica de los años kirchneristas al admitir que el Frente para la Victoria hizo "muchísimas cosas mal" durante los años que fue gobierno."Hicimos muchísimas cosas mal, fuimos corruptos, fuimos mentirosos, fuimos manipuladores, fuimos interesados", sorprendió Ottavis con su enumeración.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.