En Twitter, los candidatos se chicanean para debatir