Cobos se desdobló: fue como vicepresidente y jefe opositor

Hizo planteos comerciales a Valenzuela, pero se mostró como una "opción de poder"
Laura Capriata
(0)
17 de diciembre de 2009  

Parecía natural, tratándose de anfitriones versados en las bondades de la Argentina, que el plato principal fuera un bife de lomo. Sin embargo, eso no fue lo más sabroso del almuerzo que ayer compartieron el vicepresidente Julio Cobos y el secretario del Departamento de Estado norteamericano para el Hemisferio Occidental, Arturo Valenzuela, que se reunieron durante casi dos horas en la residencia de la embajadora de ese país, Vilma Martínez.

Con mirada comercial, Cobos planteó la necesidad de que se equilibre la balanza de intercambio entre los dos países y que se profundice el Sistema General de Preferencia, que el Congreso de Estados Unidos tiene que renovar próximamente, para que entren más productos argentinos en el mercado estadounidense.

Siempre con diplomacia, el vicepresidente también pidió "por las barreras arancelarias, especialmente al citrus y la carne", como explicó más tarde en un comunicado.

Y Valenzuela respondió con otro pedido: que la Argentina resuelva sus temas pendientes con los holdouts y los juicios en el Centro Internacional de Arreglo de Disputas de Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial.

A pesar de que Cobos dijo que había asistido a la reunión "en carácter de vicepresidente", desde su partido hicieron una lectura más política que institucional.

"Fuimos como un partido de oposición con vocación de poder", dijo a LA NACION Ernesto Sanz, presidente de la UCR y aliado político de Cobos, que lo acompañó a la comida.

Sanz consideró que los temas que se trataron en la reunión son "bombas de tiempo que el kirchnerismo sembró" en la relación bilateral con Estados Unidos, y confió a LA NACION que esperan resolverlos entre 2010 y 2011, siempre con la mirada puesta en que ese año Cobos se convierta en presidente de la Nación. Y así se lo hicieron saber a Valenzuela.

También estuvieron en el almuerzo los ex senadores radicales Rodolfo Terragno (que conoce a Valenzuela desde los años 90) y Raúl Baglini y el embajador Roberto Villambrosa.

Ante ellos, y sin mencionar nunca al Gobierno, Valenzuela dijo que la democracia depende de la fortaleza de las instituciones y de partidos fuertes. "Cuando se cae en personalismos, se debilitan los partidos, y cuando se produce una crisis, no hay recambio", dijo el enviado de Barack Obama, según confiaron a LA NACION dos de los comensales.

También celebró el intento de Terragno y Cobos de lograr un consenso en políticas públicas entre varios partidos, y sostuvo que sería algo inédito en la Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.