Opinión. Cuando la violencia se impuso a la democracia