De la Rúa llamó a no aislar el país

Coincidió con Ruckauf en la necesidad de ir hacia un Maastricht, pero rechazó la cláusula de seguridad
Coincidió con Ruckauf en la necesidad de ir hacia un Maastricht, pero rechazó la cláusula de seguridad
(0)
20 de marzo de 2000  

El presidente Fernando de la Rúa y el gobernador bonaerense, Carlos Ruckauf, tuvieron una coincidencia en medio de la disputa sobre el futuro del Mercosur, aunque persisten sus discrepancias sobre las medidas inmediatas por tomar.

Ambos opinaron que es necesario avanzar en la creación de "un Maastricht sudamericano", en referencia al acuerdo de origen de la Unión Europea y de su moneda común, el euro.

De la Rúa llamó a no impulsar la idea de "una Argentina aislada del mundo". El objetivo debe ser "un acuerdo general más profundo", dijo, al insistir en su rechazo al proyecto de una cláusula de seguridad para el Mercosur que pidió Ruckauf.

"Debemos avanzar hacia un Maastricht sudamericano que garantice que no van a producirse en Brasil nuevas devaluaciones del real que afecten nuestra economía y nuestra producción", afirmó, por su parte, Ruckauf.

El Presidente y el gobernador se encontraron en Ayacucho, provincia de Buenos Aires, durante la celebración de la Fiesta Nacional del Ternero.

De la Rúa quiere un Maastricht del Sur

El Presidente rechazó la propuesta de Ruckauf de una "cláusula de seguridad" en el Mercosur; unacoincidencia

AYACUCHO.- El presidente Fernando de la Rúa desestimó ayer la firma de una "cláusula de seguridad" entre los países socios del Mercosur, propuesta por el gobernador de Buenos Aires, Carlos Ruckauf (PJ), para compensar y proteger la industria nacional de las exportaciones brasileñas.

"El objetivo debe ser un acuerdo general más profundo" sostuvo el Presidente, al ser consultado por La Nación sobre la viabilidad de la "cláusula gatillo" que reclamó el gobernador del principal distrito del país.

Los dos coincidieron, sin embargo, en la necesidad de avanzar "en una especie de Maastricht sudamericano", en referencia al acuerdo que dio origen a la Unión Europea y a su moneda común, el euro.

"Podemos mejorar el Mercosur. Podemos cambiar algunas cosas para evitar los efectos negativos. Pero cuidado: de ningún modo podemos dejar el Mercosur, porque ése es un centro de gran atracción para nuestras exportaciones", dijo el Presidente.

Contestaba implícitamente la amenaza del gobernador de denunciar el Pacto de Asunción, acta fundacional del Mercosur.

"Lo importante es que no pensemos en una Argentina aislada que le pone tranqueras al mundo. No podemos aislarnos y pelearnos con todo el mundo", afirmó el Presidente.

En la Fiesta del Ternero

Los dos hombres fuertes de la política nacional se encontraron ayer en la 28a. Fiesta Nacional del Ternero y Día de la Yerra, celebrada en Ayacucho, provincia de Buenos Aires.

De la Rúa llegó en el helicóptero presidencial, pasadas las 10.35, vestido con su tradicional campera de gamuza y acompañado por su esposa, Inés Pertiné.

Carlos Ruckauf, su anfitrión en la provincia, arribó diez minutos más tarde. "Te pido disculpas", se excusó por la demora, y saludó con un abrazo al jefe del Estado.

Ruckauf avanzó en su discurso hostil de las últimas semanas hacia el socio mayor del Mercosur. No dirigió sus críticas al presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, sino que las centró en los gobernadores del país vecino cuyos Estados ofrecen beneficios a las empresas que se radiquen en ellos.

Acusó al gobernador de Minas Gerais, Itamar Franco, de fomentar el éxodo de empresas argentinas.

"El gobernador Itamar Franco está haciendo que se vayan las empresas argentinas con una política que yo llamo irresponsable", sostuvo el sucesor de Eduardo Duhalde.

"El provocó, hace un año, la devaluación del real, y ahora actúa nuevamente como un gobernador irresponsable", agregó.

"La gente de campo no se va a Brasil -dijo Ruckauf, ante gauchos y trabajadores rurales-. Que Brasil no crea que puede ingresar en la Argentina. No quiero que traigan carne a precios subsidiados para competir con nuestras carnes. No quiero que traigan pollos que fundan a nuestros productores. No quiero soja ni maíz subsidiados. No quiero que nos cuenten que el azúcar de ellos vale el precio que dicen que vale.Yo quiero fiestas gauchas en mi país, no quiero fiestas gaúchas (como se dice en portugués)."

Volvió a reclamar, ante la prensa, la necesidad de suscribir una cláusula de seguridad entre los países socios y vecinos.

"Debemos avanzar hacia un Maastricht sudamericano, que garantice que no van a producirse en Brasil nuevas devaluaciones del real que afecten nuestra economía y producción, y eso incluye la cláusula", reiteró.

Conciliador

Luego, con tono conciliador, Ruckauf manifestó que las críticas vertidas hacia el Mercosur no están vinculadas con una discrepancia interna con el gobierno de la Alianza.

Las diferencias sobre qué hacer con la relación con Brasil fueron uno de los gestos recientes del gobernador bonaerense para alejarse de su inicial posición de apoyo total a la administración nacional.

Ayer, intentó un equilibrio entre criticar y acercarse. "Los gobernadores argentinos vamos a estar junto al Presidente en la política exterior que él decida", dijo desde el palco de la chacra municipal que compartió con De la Rúa y con los ministros de Agricultura de la Nación, Antonio Berhongaray, y de la provincia, Haroldo Lebed.

Este último aplaudió la idea del gobernador de crear un dólar diferenciado especial para las exportaciones, al sostener que "sería muy favorable para el sector agropecuario".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.