EE.UU. reclamó al país "normalizar la relación con todos los acreedores"

En un comunicado del Departamento de Estado, señaló que sigue "de cerca" la situación generada a partir de la declaración de desacato dispuesta por el juez Griesa; rechazo a la apelación a La Haya
Silvia Pisani
(0)
1 de octubre de 2014  

WASHINGTON.- De nada valieron las cartas de protesta y los reclamos de la presidenta Cristina Kirchner. El gobierno norteamericano reclamó a la Argentina "normalizar su relación con todos sus acreedores".

Además, admitió que sigue "de cerca" el litigio con los llamados fondos buitre, pero ratificó que no piensa intervenir en el asunto y que la salida para la Argentina es buscar un acuerdo de partes "con todos" sus acreedores.

Además de una réplica a las cartas de protesta que elevó la embajadora Cecilia Nahón, la posición del gobierno norteamericano rechaza en los hechos una vez más la petición que ayer renovó la presidenta Cristina Kirchner de llevar la cuestión a la Corte Internacional de La Haya.

La "clara posición" -como la definen- fue fijada por voceros del Departamento de Estado que, consultados por LA NACION, no se apartaron para nada de la línea que ha venido sosteniendo hasta ahora la administración norteamericana.

Una ratificación que no hace gesto alguno por recoger el guante que lanzó la Presidenta, al sostener que la administración demócrata es "legalmente responsable" por el "acoso" judicial que sufre el país y que constituye -dijo- "una afrenta para la soberanía nacional".

Lejos de contestar el texto de 11 carillas con reclamos y reproches que le cursó la embajadora Cecilia Nahón, la cartera que lidera John Kerry produjo ayer una respuesta de cinco líneas.

En ella, básicamente, reitera su tradicional criterio en el sentido de que no hay espacio político para atender lo que consideran un caso judicial.

"Estamos al tanto de que, el pasado 29, el juez Thomas Griesa declaró a la Argentina en desacato judicial", arrancó la respuesta. "Es una situación que seguimos de cerca", admite.

Luego de eso, reitera que su posición "se mantiene clara" en la convicción de que lo mejor para la Argentina es "normalizar su relación con todos sus acreedores".

Concluye con la afirmación de que una Argentina "próspera y con plena integración en los mercados financieros internacionales beneficiará a los argentinos, a los Estados Unidos y a la comunidad internacional".

La nota mantiene la línea que, de modo público, han sostenido diplomáticos norteamericanos para disgusto, incluso, del canciller Héctor Timerman, quien ya expresó malestar cuando el encargado de negocios de la embajada norteamericana, Kevin Sullivan, expresó la convicción de que era en beneficio del país salir cuanto antes de la situación de default.

También respeta la línea que, ante la consulta de LA NACION, fijó días atrás la responsable para América latina del Departamento de Estado, Roberta Jacobson, al reiterar que se estaba frente a un episodio judicial, que debe ser dirimido en los tribunales judiciales. "No es ésta una cuestión a tratarse entre los dos gobiernos", dijo.

Antes de eso, la misma cartera había fijado criterio en el sentido de que la Corte Internacional, a la que quiere llegar el Gobierno, "no es el ámbito idóneo" para tratar el litigio con los buitres. No hubo ayer mención explícita de esa cuestión, pero no hay indicios de que el criterio vaya a modificarse.

El comentario de cinco líneas fue, hasta anoche, la única réplica formal que produjo ayer la administración norteamericana a las 11 carillas de texto que presentó la embajadora Nahón.

Al parecer, la diplomacia de la Argentina seguía esperando, al cierre de esta edición, una respuesta más explícita.

En la carta que elevó a Kerry, el Gobierno sostuvo que la decisión de Griesa es "una afrenta" a la soberanía nacional por cuyas consecuencias hace "legalmente responsable" a los Estados Unidos.

"Esto es una ilegítima injerencia en los asuntos internos del Estado argentino", sostiene el texto, que reprocha a la administración norteamericana que permita que eso suceda.

Se está frente a una responsabilidad que "de ningún modo puede eximirse bajo el argumento de que es una actuación de su Poder Judicial, dado que, según los principios del derecho internacional, un Estado debe responder por los actos u omisiones cometidos por cualquiera de sus órganos", afirmó.

El intercambio de mensajes por vías oficiales exhibe la tensión generada entre los Estados Unidos y la Argentina a partir de la situación generada por los fondos buitre y el fallo de Griesa.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.