El Club Político cumplió 10 años y resiste a la grieta

Nació en medio de la crisis del campo; su presidente defiende que el grupo sea "diverso"
(0)
30 de abril de 2018  

Cuando el país se dividió en pleno conflicto del gobierno de Cristina Kirchner con el campo, un grupo de intelectuales y dirigentes políticos crearon un club con el objetivo de ser una fuente de debate de los problemas nuevos e históricos de la Argentina. Avizorando que la división de ese entonces podía entenderse como el preludio de lo que más tarde se llamó grieta, el Club Político Argentino (CPA) tomó la diversidad como un valor fundacional, con el objetivo de resistir la lógica de descalificar a quien piensa distinto. Así cumplió sus primeros 10 años de existencia.

"El club sobrevivió, paradójicamente, gracias a la grieta. Hizo que muchos encontraran allí una sensibilidad interesante que combatía esa grieta. Muchos venían porque estaban preocupados por lo que se estaba viviendo", recordó en diálogo con LA NACION Vicente Palermo, titular del CPA. Y agregó: "Desde el comienzo dijimos que el club iba a ser diverso, horizontal y abierto para actuar ante el descuido de valores como república o ciudadanía".

El grupo, de buen vínculo con la Casa Rosada, publicó en enero de este año una declaración crítica sobre las "costosas debilidades" en la calidad institucional del Gobierno
El grupo, de buen vínculo con la Casa Rosada, publicó en enero de este año una declaración crítica sobre las "costosas debilidades" en la calidad institucional del Gobierno

En un extenso documento publicado con motivo del aniversario, el CPA hizo un recorrido por su historia, afirmó que sus integrantes no son "apologistas de ningún gobierno" y convocó a "encarar la eliminación progresiva de la grieta social que afecta a nuestra sociedad de punta a punta".

De buen vínculo con la Casa Rosada, el Club Político también lanzó críticas contra el actual gobierno, como cuando a comienzos de año pidió "mejorar la calidad de las instituciones".

"Hemos creado una sociedad desconfiada, una de cuyas metáforas más perversas es la dolarización, y una dirigencia política y social temerosa de asignar los costos de políticas que serían necesarias y propensas a dar respuestas cortoplacistas.

Parte de esa dirigencia está acostumbrada a servirse (legal o ilegalmente) mucho más que a servir. Si hay algo a lo que ha aspirado y seguirá aspirando el Club es a revertir esta situación, alargando los plazos y el tiempo de la política", reza el documento, al tiempo que señala que las políticas gradualistas del gobierno actual "permiten abrigar la esperanza" de que el país no vuelva a dirigirse al "colapso". El futuro será, para el CPA (que cuenta con 251 socios y 170 "amigos"), campo para discutir sobre cómo resolver cuestiones como la calidad institucional y judicial, los niveles de pobreza y la consolidación democrática.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.