El Gobierno analiza qué parte anular