El papa Francisco llamó al arzobispo de Córdoba, preocupado por los saqueos