El Vaticano apura la apertura de archivos de la dictadura