Fernández planea un cepo más flexible para que las empresas giren utilidades

Alberto Fernández
Alberto Fernández Crédito: Ippóliti
Dijo que mantendrá las restricciones al público, pero evalúa que las firmas puedan enviar dividendos al exterior para incentivar inversiones y generar reactivación
Gabriel Sued
(0)
17 de noviembre de 2019  

El cepo cambiario, cuya continuidad a partir del 10 de diciembre fue confirmada en varias oportunidades por Alberto Fernández, podría tener, sin embargo, un principio de flexibilización poco después del inicio del nuevo gobierno.

Con el objetivo de atraer inversiones extranjeras, el equipo económico del presidente electo trabaja en una medida para facilitar el giro de utilidades de las empresas cuyas casas matrices están radicadas fuera del país. "Lo primero que hay que hacer para flexibilizar el cepo es permitir que puedan sacar los dividendos", dijo a LA NACION uno de los colaboradores de confianza de Fernández, sin precisar el momento en que se tomará la medida ni si se eliminará todo tipo de restricciones.

En el entorno del presidente electo confirman que esa resolución no podrá postergarse mucho porque constituye hoy un obstáculo determinante para la llegada de nuevas inversiones al país. "Las empresas están decidiendo ahora dónde van a invertir en los próximos años y con el lío que hay en América Latina lo más probable es que no venga un mango. Si encima no los dejamos girar los dividendos, nos van a tachar de la lista sin dudarlo", explicó un dirigente con despacho en las nuevas oficinas de Fernández, en Puerto Madero.

Ahora, agregan en el equipo de Fernández, se está dando la situación que él tanto cuestionó durante el gobierno de Cristina Kirchner. Aplicar un cepo, señalaba entonces, es cómo poner una piedra en una puerta giratoria. La puerta se traba para impedir la salida de divisas, pero al mismo tiempo imposibilita el ingreso de nuevos capitales.

Según las últimas disposiciones del Banco Central, las empresas no pueden acceder al mercado de cambios oficial para atesoramiento. Solo pueden comprar divisas para pagar deudas y para importaciones y exportaciones, aunque con límites en los plazos de liquidación.

Ya desde el cepo impuesto tras las PASO, las personas jurídicas comenzaron a requerir conformidad del Banco Central para comprar divisas para girar al exterior utilidades y dividendos. La entidad monetaria desde entonces evalúa y dictamina, caso por caso.

En la práctica, muchas empresas se vieron desincentivadas a traer dólares, porque no los pueden sacar. Pero además el cepo provocó varias complicaciones en las operaciones diarias y deudas con sus casas matrices.

La misma noche de las elecciones generales el Gobierno transformó el cepo "light" en uno casi total para frenar el drenaje de reservas, con un nuevo límite de US$200 mensuales para la compra de dólares para personas físicas. Las personas jurídicas mantuvieron las mismas restricciones.

Preocupación internacional

La necesidad de flexibilizar las restricciones para el giro de divisas al exterior fue parte de la conversación que el presidente electo mantuvo con el presidente francés, Emmanuel Macron, el sábado 9 de noviembre. El mandatario europeo le transmitió la preocupación de una empresa de su país que desarrolla un proyecto de explotación de litio en el norte de la Argentina. El tema también surgió durante el encuentro que compartieron el miércoles pasado Fernández y los embajadores de los países de la Unión Europea (UE) en Buenos Aires.

A esos diplomáticos, el presidente electo les confirmó que el cepo para la adquisición de dólares se va a mantener después del 10 de diciembre. Lo mismo había dicho el lunes 4 de noviembre, en una conferencia de prensa, durante su visita a México. "Lo que la Argentina vive en materia de dólares es lo que Macri produjo en materia de dólares. El 10 de diciembre no es una fecha mágica. Ese día sabremos cuántos dólares quedaron en las arcas del Banco Central. Esto no se resuelve con un cambio de gobierno", respondió.

Enseguida completó: "El 10 de diciembre cambia un gobierno, no la realidad económica. La única realidad económica que tenemos es que Macri tuvo que tomar esta medida después de haber visto salir de las arcas del Central decenas de miles de millones de dólares que se fugaron del sistema financiero. Eso no se revierte porque un presidente cambie".

El nivel de reservas que recibirá de parte de Macri es una obsesión para Fernández. El presidente electo sigue a diario el cúmulo de dólares que maneja el Banco Central. El pedido para que Macri cuide las reservas estuvo presente en cada una de las conversaciones que mantuvo con quien será su sucesor.

Cuando, después de la derrota en las elecciones generales, el gobierno de Cambiemos optó por endurecer el cepo, Fernández respiró aliviado. No dejó, de todos modos, de advertir que habría que haber tomado medidas antes, para evitar la fuga de capitales que se produjo entre las PASO y el 27 de octubre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.