Gallo se fue enojado y le dejó el camino libre a Machinea