Habló Katya Daura, la amiga de Amado Boudou que es jefa de la Casa de Moneda

La funcionaria no está implicada en el caso Ciccone, pero salió hoy a defender al vicepresidente; dijo que el juez Lijo "se llevó el cuento de Hugo Alconada Mon", el periodista de LA NACION que investigó el escándalo
(0)
30 de junio de 2014  • 11:26

La titular de la Casa de Moneda, Katya Daura, salió hoy a defender al vicepresidente Amado Boudou , que fue procesado en la causa en que se investiga la supuesta apropiación de la imprenta Ciccone.

La funcionaria, que no está implicada en la caso, criticó el fallo del juez federal Ariel Lijo: "Se lleva el cuento de [Hugo] Alconada Mon", afirmó Daura, en diálogo con el programa Guetap, que se emite por Radio Vorterix. "Ha dejado de ser abogado para ser un gran novelista de cuentos", dijo, en referencia al periodista de LA NACION que investigó el escándalo.

En su edición de hoy, LA NACION reveló que Cristina Kirchner rechazó en 2010 el plan de sus funcionarios para que la Casa de Moneda controlara la vieja Ciccone Calcográfica y permitió así la llegada de un grupo de inversores privados.

"En 2010, cuando quiebra Ciccone, llega un oficio del juzgado comercial para ver si queríamos tomar la planta. La Casa de Moneda se presenta, hace una oferta y pierde con su competidor que fue Boldt. Desde un primer momento, la Casa de Moneda quiso tomar el control de esa planta porque esa empresa imprime especies valoradas, cosas que siempre debió haber impreso la Casa de Moneda", señaló Daura.

Luego de que estallara el escándalo en febrero de 2012, la Presidenta anunció la intervención de Ciccone, que dejó en manos del entonces ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y de Daura. "La decisión de la Presidenta fue que la Casa de Moneda recupere su capacidad productiva, pero lo dijo desde el primer momento, que se haga cargo de sus funciones. Frente a eso estamos perjudicando intereses que se están mostrando ahora", apuntó Daura, estrecha colaboradora de Boudou.

Y añadió:"La Casa de Moneda inició su proceso de incrementar su capacidad productiva mucho antes que estallara el escándalo Ciccone. Cuando yo llegué a Casa de Moneda tenía su capacidad muy baja, duplicamos la capacidad de producción en un año, empezamos a comprar equipos".

En su fallo, Lijo describió los esfuerzos del vicepresidente por bloquear una licitación que favoreciera el reequipamiento de la Casa de Moneda y dejar sin competencia a Ciccone para imprimir billetes. Según Duarte, la licitación para renovar las máquinas de la empresa "fue interrumpida" porque tenía "sobreprecios" y por "falta de financiamiento", y no por una gestión del vicepresidente. Sin embargo, el ex presidente de la Casa de Moneda, Ariel Rebello, declaró ante el juez que Boudou ordenó "verbalmente" trabar un aval indispensable para que el Banco Nación otorgara un crédito para comprar nuevos equipos que le hubieran permitido a ese organismo cubrir la demanda de billetes. "El juez se hace eco de las declaraciones del ex presidente de la Casa de Moneda como testigo. Nosotros hemos comprado máquinas y no necesitamos ningún aval. La figura del aval para que la Casa de Moneda se endeude para recibir créditos, no es un figura viable. Tenemos dos préstamos con el Banco Nación, hemos comprado sin el aval, no es que después nos dieron el aval", afirmó Duara.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.