Héctor Magnetto: "Clarín no derrotó al kirchnerismo"

En un libro, el CEO del Grupo Clarín da su perspectiva sobre los años kirchneristas: los comienzos de la relación con Néstor Kirchner, los aprietes y el rol de los medios
(0)
4 de diciembre de 2016  • 20:30

Durante meses, el sociólogo e investigador Marcos Novaro mantuvo una serie de conversaciones y un extenso intercambio de mails, apuntes y anotaciones con el CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto. El resultado fue volcado en un libro, en una entrevista que expone los diez años de gobierno kirchnerista desde la perspectiva de uno de los actores políticos más controvertidos y cuestionados por Néstor y Cristina Kirchner .

¿Qué hubo detrás del choque de planetas producido entre “la visión de Clarín” y el “relato K”? ¿Cómo sobrevivió el Grupo Clarín al proceso acusatorio de los gobiernos kirchneristas? ¿Fue un grupo de medios independiente con una función crítica que ejercer frente a todo poder político; o bien; un actor político más entre otros, envuelto en luchas de poder que desnaturalizaban su rol periodístico?

A continuación, una selección de los testimonios más reveladores del empresario del multimedios en el libro Así lo viví: el poder, los medios y la política argentina

El rol político del Grupo Clarín. “No renegamos del papel que nos tocó. No fue un proceso fácil, desde lo personal ni desde lo empresarial. Pero estoy convencido de que, en los esencial, hicimos lo correcto. Y no tengo duda de que, si la historia se volviera a repetir, volveríamos a tomar esta opción”.

“Clarín no derrotó al kirchnerismo. Eso es bastante obvio, pero no está de más recordar que, desde mucho antes de 2015, el modelo económico e institucional que se había querido imponer estaba quebrado y en retroceso. El encanto de los años de crecimiento estaba quebrado y en retroceso. En realidad, creo que desde 2008 ese encanto estaba muy debilitado; después tuvo un renacimiento un poco artificial, que no había forma de que se sostuviera en el tiempo. El tema es qué se destruía en el camino”.

“No tenemos el poder de moldear la opinión a voluntad; ningún diario, ni canal, ni radio lo tiene. Si los Kirchner hubieran entendido esto tan elemental les habría ido mejor como gobernantes, y al país le habría ido infinitamente mejor en los años que pasaron. Pero se pelearon con un fantasma y persiguieron un ideal de control que no podía funcionar”.

“Estamos satisfechos con el rol que cumplimos, hemos tratado de honrar nuestra utilidad social y nuestro oficio y demostramos en qué consiste ese poder periodístico. No somos ingenuos al respecto; ese poder existe y lo ejercemos a conciencia, pero es un horror exagerarlo. Los medios no eligen presidentes. La historia lo ha demostrado claramente”.

El enfrentamiento de los Kirchner con Clarín. “Una vez, en una reunión interna, me preguntaron si creía que el enfrentamiento de los Kirchner con Clarín podría tener algún componente de odio personal hacia mí. Yo respondí que, si hubiera creído eso, no habría tenido ningún problema en dar un paso al costado para no perjudicar al Grupo. Como quedó demostrado con muchos otros actores de la Argentina, el problema no era yo, sino cualquier factor de la sociedad que no pudieran controlar. [...] El problema los Kirchner lo tenían con la función que cumplía la prensa, en general.

[La ofensiva contra Clarín] empezó mucho antes de lo que suele creerse. Es cierto que en los primeros meses de Kirchner como presidente los problemas del país eran tan serios y los temas a encarar tan diversos que la cuestión de los medios parecía totalmente secundaria. Pero ya comenzaba a observarse una preocupación del gobierno por la manera en que se transmitían las noticias. [...] Por esa época, empezó a usarse el término “telefonazo” para graficar la obsesión de Kirchner por lo que aparecía publicado y cómo llamaba personalmente para quejarse. [...] Creo que Kirchner percibió de entrada que, a nivel nacional, no le sería tan fácil cooptar o domesticar a la prensa".

A ese modelo [del kirchnerismo] le sirvió alimentar la idea de un enfrentamiento irreconciliable entre bandos polarizados de la intelectualidad, del periodismo y de la sociedad en general. Por eso se buscó exacerbar posiciones antagónicas y evitar el debate racional de las cuestiones más profundas del país. Así se creó el monstruo de la famosa grieta, que, más allá de tener algunas consecuencias reales, tuvo mucho de construcción artificial para sostener el fervor militante, sobre todo cuando la realidad empezó a conspirar contra el relato.

El rol de los empresarios. “En la década pasada, uno de los objetivos de la estigmatización empresarial era disciplinar. Y lo hicieron muy bien con un grupo de empresas no menor que prefirió hacer negocios a cambio de silenciar sus críticas. Fue otra impostura. Los Kirchner tuvieron un discurso de combate al capital, de enfrentarse a los intereses poderosos y concentrados. Pero la paradoja es que muchos de estos sectores convivieron pacíficamente con ellos sin hacer jamás planteos públicos críticos ni presentar objeciones a las decisiones de gobierno, por más dañinas que las consideraran”.

“Uno de los peores momentos fue cuando intentaron mezclar dos historias inventadas, el caso Noble y lo de Papel Prensa, para tratar de meternos presos a la señora de Noble y a mí. Era todo un delirio, pero contaron con la ayuda de algunos organismos de derechos humanos, de algunos fiscales y jueces amigos y creo que estaban decididos a avanzar con eso incluso sin pruebas.

Los inicios de la relación. “Clarín nunca estuvo casado con el kirchnerismo. De hecho, los problemas empezaron muy temprano. Mucho antes de que estallara la crisis del campo y la operación de liquidar a la prensa se volviera central”.

“Es cierto que durante los primeros años de Kirchner hubo decisiones que acompañamos editorialmente [...] también es cierto que entendimos que era un momento de muchísima vulnerabilidad, con el país recién saliendo de una crisis casi terminal y nosotros, como la mayoría de los medios, buscamos no exacerbar el clima social.

[¿El deterioro de la relación tuvo algo que ver, como dijeron en su momento Néstor, Cristina y otros dirigentes oficialistas, con la elección de ella como candidata?]. “Eso es otro gran disparate que intentaron instalar ambos, Néstor y Cristina, porque como tantas cosas, esas teorías conspirativas eran más funcionales a un discurso supuestamente progresista, en este caso, de defensa de género, que admitir que tenían un problema de intolerancia con cualquier disidencia”.

El vínculo con Néstor Kirchner. “Los llamados para quejarse arrancaban a las siete de la mañana, incluso desde poco después de que asumiera el poder. A lo largo de casi ciatro años, los temas que le molestaron fueron innumerables. Crisis energética, inflación, discrecionalidad en el manejo de fondos, obra pública, apropiación de los derechos humanos, alianzas con sectores violentos, y la lista sigue [...] El modus operandi era bastante enfermizo”.

“El kirchnerismo asumió que la situación de emergencia, y también el ansia social por volver a tener gobierno, le brindaban la oportunidad de refundar el país. Hay que admitir que esto es algo que han querido hacer muchos presidentes argentinos. Pero que Néstor Kirchner se tomó realmente en serio.

“Kirchner era un tipo con un sesgo más especulativo, más del toma y daca. Él veía las críticas no como fruto de una postura ideológica o un ejercicio de opinión, sino como una maniobra extorsiva. A medida que se acentuaron los problemas de gestión, [Kirchner] ya no pudo disimular y dejó más expuesto su carácter transaccional. En la crisis del campo llegó a hacer insinuaciones de que con él podíamos ser los más ricos de la Argentina. Y antes me había preguntado si nos interesaba el negocio petrolero y hasta mencionó áreas en el Orinoco, en Venezuela. Yo trataba de zafar con elegancia. Le decía que nos sentíamos cómodos en nuestra industria y que más de un bife por día no comía, y eso cuando podía comer”.

“Más allá de las críticas al neoliberalismo que nutrían el credo oficial, creo que en el inconsciente [de Kirchner] había un reproche a Menem por haber perdido el poder. Que escondía la obsesión por no repetir la historia”.

“Durante [el proceso de tratamientos y operaciones por un cáncer] tuve la sensación de que tanto políticos y empresarios, cada vez que me veían, se preguntaban cuánto tiempo de vida me quedaba. No es extraño, yo también me lo pregunté muchas veces. Néstor Kirchner fue evidentemente uno de ellos. Fue por entonces que nos enteramos que había existido cierto interés en indagar si alguno de los integrantes del grupo de accionistas de control podía tener intenciones de salir de la compañía. La cosa no pasó de ahí, pero es probable que haya existido la vocación del poder político de entonces, a través de empresarios cercanos, de poner un pie en Clarín”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.