El escenario. La coherencia kirchnerista, más en duda que nunca