La extensa lista de víctimas de Boudou

Hugo Alconada Mon
(0)
9 de agosto de 2014  

Problemas de papeles, reclamos de dinero, alquileres impagos, desalojos furibundos, documentos inhallables y más. Durante los últimos 25 años, el vicepresidente Amado Boudou protagonizó al menos una veintena de cortocircuitos con personas que lo acusan de haberlas perjudicado y que en múltiples ocasiones terminaron en la Justicia.

Los problemas de Boudou vienen de sus tiempos en Mar del Plata. Entre 1990 y 1995, trabajó para Venturino Eshiur, la monopólica recolectora de la ciudad, hasta que con él como gerente terminó en la quiebra y, sus dueños, viviendo en un quincho.

Hugo Moyano calla sobre los problemas que padecieron los afiliados a su gremio. Porque tras la quiebra de Venturino, decenas de camioneros reclamaron por sus aportes previsionales impagos. La entrega del predio Waterland al gremio cerró la disputa millonaria.

A diferencia de los camioneros, la ex esposa de Boudou, Daniela Andrioulo, aún mantiene abierto un reclamo judicial por la separación de la sociedad conyugal. Un departamento -cuyo boleto de compraventa desapareció- y el automóvil Honda, por el que ayer lo procesó la Justicia son los ejes centrales de la disputa.

La familia Cicarelli también sabe de problemas con Boudou por otro departamento en Mar del Plata. Al igual que los Laffranconi, que incluso le iniciaron en 1993 un juicio por desalojo y otro por ejecución de alquileres, mientras que otros dos de sus acreedores, Álvarez Miranda y Acciardi, le apuntaron a su sociedad Inversiones Inmobiliarias Aspen, en 2000 y 2001, con juicios para ejecutar las cuotas de hipotecas que tampoco pagó.

Boudou controla Aspen junto con su socio e íntimo amigo José María Núñez Carmona. La familia Martelli también sabe de padeceres para cobrarles dinero por el local del barrio Los Troncos donde antes funcionó una tradicional farmacia. Con el actual vicepresidente terminaron con un oficial de Justicia de por medio.

Lo notable, sin embargo, es que Boudou y Núñez Carmona también arrastran problemas de dinero con el abogado Franklin Llan de Rosos. Con él ganaron un juicio por US$ 800.000, pero no le pagaron sus honorarios por una cuarta parte de ese monto.

Algo parecido le ocurrió al escribano con que constituyeron sus primeras sociedades. Durante años, Juan Carlos Humarán esperó que le pagaran 8800 dólares, hasta que los socios le enviaron a un colaborador, Juan Carlos López, para pagar pero sin disculparse. No fue la única amistad que se resintió. También el socio de la firma WSM, Luis Scolari, radicó una denuncia al descubrir, aduce, que no le pagaron millones de publicidad oficial y que sólo descubrió cuando la prensa sacó a la luz los números reales de esa sociedad.

Ya como funcionario del Partido de la Costa, en tanto, Boudou medió en un préstamo para construir viviendas. Se cobraron $ 24 millones del Banco Hipotecario, pero 600 casas y 4 escuelas jamás se completaron, con actuaciones del Tribunal de Cuentas y denuncias varias de por medio.

Del municipio Boudou pasó a la Anses, donde se convirtió en fiel servidor de su entonces titular, Sergio Massa. Tan fiel que, hincha de Independiente, terminó como tesorero del club Tigre, aunque cuando el hoy precandidato a presidente se fue de la jefatura de Gabinete, Boudou -que le prometió irse con él de la función pública- se quedó en el Gobierno como ministro.

En el Palacio de Hacienda acumuló más denuncias. Entre otras, por la compra de 19 automóviles, lamparitas y hasta resmas de papel. Pero allí también le adjudican que le propuso a un abogado pagarle sus honorarios como defensor con contratos ñoqui.

En Tribunales, Boudou también afronta una causa por enriquecimiento ilícito. En su primer escrito basó su riqueza en 62.000 hectáreas que le adjudicó a su abuelo en Paraguay. Pero cuando la prensa guaraní alertó sobre que era falso corrigió su versión. Dijo que lo malinterpretaron.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.