La jubilación de Rodolfo Canicoba Corral: una salida que acelera la renovación en Comodoro Py

Con la jubilación de Rodolfo Canicoba Corral, tres de los doce juzgados de Comodoro Py quedarán vacantes
Con la jubilación de Rodolfo Canicoba Corral, tres de los doce juzgados de Comodoro Py quedarán vacantes Fuente: Archivo
Paz Rodríguez Niell
(0)
14 de julio de 2020  • 19:44

La renuncia de Rodolfo Canicoba Corral, que lleva 27 años de juez federal, acelera un proceso de renovación en Comodoro Py. El 29 de julio, cuando cumpla 75 años y su salida se haga efectiva, tres de los doce juzgados que instruyen las causas más sensibles para el poder político estarán vacantes.

De acuerdo con la Constitución, la única forma que Canicoba tenía de seguir siendo juez después de los 75 años era que Alberto Fernández pidiera un nuevo acuerdo para él en el Senado, algo que fuentes del Gobierno adelantaban desde hace semanas, extraoficialmente, que el Presidente no iba a hacer. El kirchnerismo, no obstante, intentó que Canicoba dejara la Justicia con un certificado explícito de buena conducta y estuvo a un voto de conseguir la desestimación de las denuncias que pesaban sobre el juez por presuntos sobreprecios, sobornos y enriquecimiento ilícito; denuncias que, de todos modos, ahora el Consejo de la Magistratura va a archivar.

La jubilación de Canicoba se suma a la muerte de Claudio Bonadio, otro histórico magistrado federal, y a la renuncia de Sergio Torres, el único de los doce jueces federales nombrado por Fernando de la Rúa, que dejó Comodoro Py hace un año para convertirse en juez de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires.

El proceso de recambio que se avecina será largo. Para cubrir la vacante de Torres se abrió un concurso en el Consejo de la Magistratura que está frenado desde febrero, cuando se detectó un episodio insólito: en el examen escrito que les tomaron a los candidatos a jueces apareció una prueba sin nombre que no pudo ser asignada a ninguno de los 77 concursantes. Hay una auditoría en curso para determinar qué pasó.

Mientras tanto, se produjo la segunda vacante, la de Bonadio. Descubierta la "irregularidad" del concurso anterior, los consejeros decidieron no acumular la nueva vacante a aquel proceso y abrieron otro concurso, en el que todavía está abierta la etapa de inscripción. Fuentes del Consejo de la Magistratura dijeron hoy a LA NACION que lo más probable es que la vacante generada por la renuncia de Canicoba se acumule a este segundo concurso.

Los trámites para nombrar nuevos jueces demoran años. El último proceso para cubrir la vacante de un juzgado federal de instrucción de Comodoro Py (el mismos cargo que los que deben cubrirse ahora) duró tres años. El anterior, que era para cuatro cargos, siete.

La vacante que dejará Canicoba se suma a la de Claudio Bonadio, que falleció, y la de Sergio Torres, que renunció para ser juez de la Corte bonaerense
La vacante que dejará Canicoba se suma a la de Claudio Bonadio, que falleció, y la de Sergio Torres, que renunció para ser juez de la Corte bonaerense Fuente: Archivo

Mientras tanto, la Cámara Federal elegirá, por sorteo, a los jueces que cubrirán transitoriamente los dos juzgados que hoy tiene a su cargo Canicoba (que además del suyo, subrogaba el que ocupó Torres). Los subrogantes serán otros de los jueces federales de primera instancia de Comodoro Py. Cada subrogancia dura un año, prorrogable por otro más.

El trámite de la renuncia

El trámite de la renuncia de Canicoba está en el Ministerio de Justicia, donde se abrió el expediente para aceptarla, informaron fuentes oficiales. Canicoba, que en dos semanas cumple 75 años, fundó su renuncia en el artículo 75 inciso 4 de la Constitución Nacional, que dice que "un nuevo nombramiento, precedido de igual acuerdo, será necesario para mantener en el cargo" a los jueces "una vez que cumplan la edad de 75 años". O sea, para evitar la jubilación obligada, el Presidente debe gestionar ante el Senado un nuevo acuerdo.

"Alberto no quiere ni que entre el pedido", dijo el mes pasado un alto funcionario a LA NACION. Es que mientras sectores del kirchnerismo que defienden a Canicoba en la interna alegan que les "jugó bien" durante el macrismo, Fernández nunca olvidó cómo, hace diez años, el ahora juez renunciado procesó al hoy ministro de Trabajo, Claudio Moroni, muy amigo del Presidente.

Canicoba jamás empezó los trámites para conseguir ese nuevo acuerdo, que deben iniciarse con una solicitud del propio juez; en teoría, un año antes del cumpleaños número 75.

Todas las denuncias que Canicoba acumuló hasta ahora en el Consejo de la Magistratura caerán automáticamente cuando su renuncia se haga efectiva, porque el objetivo del proceso que comienza en el Consejo y sigue, eventualmente, en el Jurado de Enjuiciamiento con el juicio político, es la remoción del juez. Ninguna de las denuncias contra Canicoba en el Consejo prosperó. Este año fueron el kirchnerismo y sus aliados quienes promovieron que se cerraran. El año pasado, el mismo dictamen había sido impulsado por un consejero del macrismo. Canicoba tampoco tiene causas abiertas que investiguen su patrimonio en la justicia penal. La que tuvo fue cerrada por Bonadio.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.