Opinión. La tarea de perdonar lo imperdonable