Las CGT pidieron derrotar en las urnas el modelo económico

Daer y Moyano exhortaron a trabajar por una "opción nacional y popular"
Daer y Moyano exhortaron a trabajar por una "opción nacional y popular"
(0)
30 de agosto de 2001  

El sindicalismo peronista reunido ayer en la Plaza de Mayo reclamó al Gobierno que termine con "la política de ajustes" y exhortó a derrotar el modelo económico en las próximas elecciones legislativas, aunque se evitó una alusión personal contra el presidente De la Rúa.

A pesar de la multitud que se concentró frente a la Casa Rosada (entre el monumento a Manuel Belgrano y la Pirámide de Mayo), después de una movilización de protesta que se inició en la avenida 9 de Julio en la intersección con Belgrano y la avenida de Mayo, los titulares de las dos CGT, Rodolfo Daer y Hugo Moyano, prefirieron la cautela y no centralizaron en De la Rúa sus críticas desde el palco en que hablaron.

El deseo de que no hubiese violencia física ni verbal formulado por De la Rúa anteayer (cuando dialogó con Daer y Moyano en la Casa Rosada) se cumplió. Pero tuvo sus límites.

Los sindicalistas sí se refirieron al ministro de Economía, Domingo Cavallo. Daer, primero, dijo que éste era "el padre de la deuda externa" y que no le bastaba con pretender "el hambre del pueblo y la rebaja de los salarios a estatales y jubilados, sino ahora también quiere privatizar la Anses (Administración Nacional de Seguridad Social), el PAMI y hasta las universidades", conjeturó.

A su turno, Moyano criticó por enésima vez el modelo económico, y sobre el ministro explicó que no se puede creer que "quien construyó al Frankenstein nos va a salvar de la situación de hambre y de miseria".

Daer también criticó a la ministra de Trabajo, Patricia Bullrich: "El neoliberalismo quiere destruir a partidos políticos y a los sindicatos y el instrumento que utiliza para ello es la ministra de Trabajo, pero no van a pasar", advirtió.

Luego, Bullrich, en conferencia de prensa, descartó que aplicara una política contra el gremialismo, aunque sí puntualizó que trabaja para dotar de transparencia al sector.

Moyano le dio un tono dramático a su discurso: "No es posible que la derrota, el fracaso de un gobierno pretenda llevar a la muerte a la Nación", y dijo que "si ha fracasado, si no tiene idea, voluntad, fuerza y poder, tendrá que convocar al pueblo para que lo reemplace por aquellos que están dispuestos a luchar por la Patria".

Para ello, recalcó que "a los argentinos nos queda un arma letal: el 14 de octubre", día de las elecciones legislativas. Pronosticó que "la derrota de este modelo tiene que ser contundente", y exhortó para que, al día siguiente, se trabaje por una opción "nacional y popular" .

Daer esperó a Moyano al pie de la escalerilla que subía al palco. Cuando éste llegó en una ambulancia de la obra social de camioneros (como es habitual), ambos dirigentes se confundieron en un abrazo.

Gestos de unidad

Antes de hablar se levantaron mutuamente las manos y Daer (el primero en dirigirse al público) presentó a Moyano, su tradicional adversario, como "mi compañero y amigo", para volver a abrazarse.

"Esta es la plaza de la unidad del movimiento obrero", dijo Daer, en tanto Moyano destacó aquella premisa como "una obligación" y puntualizó: "Debemos hacer el esfuerzo inclusive incorporando a la unidad sindical a otra central (en alusión a la Central de Trabajadores Argentinos, CTA), porque el enemigo es muy poderoso".

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.