Lázaro Báez apuntó contra la agencia de espías de la gestión de Mauricio Macri

El empresario santacruceño denunció a la exnúmero dos de la AFI Silvia Majdalani por presuntas extorsiones
El empresario santacruceño denunció a la exnúmero dos de la AFI Silvia Majdalani por presuntas extorsiones Fuente: Archivo
Hugo Alconada Mon
(0)
13 de marzo de 2020  • 16:17

Lázaro Báez denunció hoy a la número dos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante la gestión de Mauricio Macri , Silvia Majdalani , a un exdirector del organismo y a una abogada particular, a los que acusó de confabularse para extorsionarlo y buscar así réditos políticos.

Báez apuntó contra Majdalani, contra el exdirector de Inteligencia sobre Delincuencia Económica y Financiera de la AFI, Edgardo Miragaya, y contra la abogada Claudia Balbín, quien junto a su hijo, Santiago Viola, patrocinó a los hijos de Báez entre 2016 y 2017 pero terminaron bajo la lupa judicial.

Con su denuncia, Báez formalizó la acusación que ya había planteado en noviembre ante el Tribunal Oral Federal N° 4 que lo juzga por presunto lavado de activos. Allí sostuvo que lo habían apretado para inculpar en la llamada "ruta del dinero K" a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. "Si yo colaboraba recuperaría mis empresas y bienes, y mi libertad", afirmó. "A cambio, tenía que decir que yo era el testaferro de la familia Kirchner".

Ante el tribunal, Báez detalló que una "señora de apellido Balbín se presentó como integrante de la AFI", le planteó esa presunta oferta y le indicó que de negarse a colaborar avanzarían contra él y contra sus hijos. "Ustedes me ven en este lugar, señores jueces, porque ya saben cuál fue mi respuesta", adujo.

Transcurridos casi cuatro meses desde que expuso su descargo ante el tribunal, Báez afronta ya los alegatos en su contra de tres organismos que se encuentran bajo la órbita del Poder Ejecutivo -la AFIP, la unidad antilavado (UIF) y la Oficina Anticorrupción-, y en el caso de los dos primeros ya pidieron condenas de prisión para él y sus hijos por supuesto lavado de activos.

Ahora, la denuncia de Báez por "averiguación de delito" recayó por sorteo en el Juzgado federal que estaba a cargo de Claudio Bonadío y que, tras su fallecimiento, quedó en manos de su colega Marcelo Martínez de Giorgi, quien deberá girar la presentación a la Fiscalía para que defina si desestima o impulsa la investigación y, en ese caso, solicite las primeras medidas de prueba.

Báez se suma así a otras figuras del kirchnerismo o cercanas a ese sector, como la ex Presidenta, Ricardo Echegaray, Julio de Vido, Amado Boudou y Ricardo Jaime, que sostienen haber sido víctimas de una persecución política con ramificaciones judiciales afirmación que, en el caso del empresario dueño del Grupo Indalo, Cristóbal López, se plasmó en una denuncia ante los tribunales federales de Comodoro Py.

Aquella otra denuncia

Tras la denuncia de Báez, el primer paso procesal de la pesquisa podría ser la revisión de otro expediente en trámite contra uno de los acusados, el ex director de la AFIP Edgardo Miragaya, y el hijo de Balbín, Santiago Viola, a raíz de una denuncia que presentó el juez federal Sebastián Casanello, por prácticas delictuales dirigidas a apartarlo de la causa sobre la "ruta del dinero K" o, incluso, provocar su remoción.

En aquella causa por la "ruta del dinero K", Balbín y Viola se presentaron como abogados de tres hijos de Báez -Leandro, Melina y Luciana- y aportaron una carta manuscrita por Lázaro desde la cárcel para fortalecer su posición dirigida a recusar a Casanello, pero el intento no prosperó y, con el paso de los meses, los hijos de Báez cambiaron otra vez de defensores, quienes terminaron bajo la lupa.

Casanello denunció que Miragaya y Viola se habían confabulado para inventar testigos que dijeron haberlo visto en la quinta de Olivos, donde se habría reunido con la entonces presidenta Fernández de Kirchner. Pero eso se probó que era falso y uno de los supuestos testigos, Gabriel Corizzo, admitió que antes de declarar ante la Justicia se había reunido con Viola y un "fiscal" cuya descripción física se acercaba a la de Miragaya.

Ya en mayo de 2019, la Cámara Federal procesó a Viola por presunta instigación al falso testimonio, pero la Cámara de Casación lo revocó y dispuso su falta de mérito, situación procesal en la que también se encuentra el ex agente Miragaya.

Ahora, Báez busca avanzar sobre Majdalani, Miragaya y la madre de Viola, Claudia Balbín, a quien acusó ante el tribunal oral de haber engañado a sus hijos: "Les hizo creer que recusando al juez de la causa [por Casanello) iban a protegerme".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.