Libertad de expresión. La Argentina sigue casi ajena a los problemas de la región

El presidente de Colombia, Iván Duque, en la inauguración de la Reunión de la SIP
El presidente de Colombia, Iván Duque, en la inauguración de la Reunión de la SIP
Fernán Saguier
(0)
30 de marzo de 2019  • 15:59

CARTAGENA.- En materia de libertad de prensa, la Argentina ha dado vuelta la página y no desea volver a tiempos de hostilidad e intolerancia. Así, sin ambigüedades, lo escucharon hoy 250 editores del continente reunidos aquí por la Sociedad Interamericana de Prensa ( SIP ).

"En el país rige una amplia libertad de expresión y de prensa, que se manifiesta en un sistema periódico de rendición de cuentas, niveles crecientes de transparencia, comparecencias constantes de funcionarios ante la prensa y la eliminación de las prácticas de hostigamiento que sufrieron periodistas y medios en etapas anteriores". La voz del informante argentino, el tucumano Daniel Dessein, retumbó contundente en los salones del hotel Estelar de esta ciudad.

Por tercer año consecutivo, la más esencial de las libertades en nuestro territorio sonó a un oasis en medio de los oscuros panoramas registrados en países como Venezuela, Cuba, Nicaragua, México, Brasil, Bolivia y hoy también, aunque cueste creerlo, los Estados Unidos.

La voz argentina fue más allá y sembró incertidumbre sobre la amenaza populista de cara a la contienda electoral de fin de año: "Resabios de esas prácticas de hostigamiento aparecen en el terreno discursivo por parte de actores políticos que tienen chances de recuperar el poder este año. La libertad corre riesgo ante la reedición de esa política", se agregó.

La firma de la Declaración de Chapultepec
La firma de la Declaración de Chapultepec

El impacto judicial, político y periodístico de la investigación de LA NACION sobre los cuadernos de las coimas quedó expuesto en la presentación del argentino. "Se trata de la mayor trama de corrupción que se haya registrado en nuestro país. Nunca antes una causa generó un nivel tan alto, en número y jerarquía, de funcionarios y empresarios presos. Por sus implicancias políticas y económicas, la causa sufrió intentos de obstrucción, desvíos y deslegitimación a través de múltiples operaciones. El periodista Daniel Santoro fue involucrado en una maniobra que pretende descalificar su trabajo", expresó Dessein.

Una de las novedades de esta reunión de la SIP es la incorporación del Brasil de Jair Bolsonaro a la lista de países jaqueados por la creciente violencia verbal, intimidaciones y amenazas a la labor periodística. Resulta toda una curiosidad ver a los representantes brasileños y norteamericanos compartir sus padecimientos con los de Cuba, Nicaragua, Venezuela o Bolivia, aunque, claro está, sin equivalencias en cuanto al grado de agresividad sufrido hasta el momento. Pero se sabe que las palabras violentas preceden siempre a la violencia física.

La realidad venezolana acapara buena parte de las conversaciones. ¿Cuánto puede durar la buena estrella del presidente democrático Juan Guaidó si luego de su gira continental, del sólido apoyo internacional recibido de más de 60 naciones y de los intentos frustrados de ayuda humanitaria, los días pasan sin que a la dictadura de Maduro se le mueva un pelo?

Responde a LA NACION Miguel Henrique Otero, director del diario El Nacional, una leyenda del periodismo venezolano que desde hace dos años vive exiliada en Madrid: "Guaidó tiene atributos que no tuvieron otros líderes como Leopoldo López, Henrique Capriles o María Corina Machado. Guaidó hizo magia con la unidad de oposición, todo el mundo lo apoya. Es un fenómeno único. Atrajo a los sectores populares, tiene un discurso político diferente a lo existentes, habla como un millenial, tiene una frescura propia muy original. No tiene un pasado que lo perjudique, es un ingeniero con un mensaje: sacar al usurpador, empezar un periodo de transición y llamar a elecciones. Pero si pasa mucho tiempo y no toma el gobierno, su popularidad puede empezar a descender."

Los atropellos de Maduro en Venezuela no dejan de sorprender. Hay 1,2 millón de venezolanos huyendo del país, 800.000 cruzaron la frontera con Colombia solo para vacunarse, cerca de 800 civiles juzgados en instalaciones militares sin garantía alguna. La Asamblea Legislativa, desde que está en manos de la oposición, no pudo dictar una ley. Lo que hace Maduro es gobernar con un marco jurídico diseñado por Chávez , concentrando todo el poder y sin rendir cuentas a nadie. Se espera con expectativa para el próximo jueves la difusión de un informe de Human Rights Watch sobre la crisis humanitaria, de desnutrición, falta de vacunas y alimentos, entre otras cosas. Muchos sostienen aquí que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, debe tomar partido en esta crisis y declarar el caso de Venezuela como un caso de emergencia humanitaria, lo que no implica una cuestión semántica, pues de otra manera no puede activar los dispositivos que puede poner en marcha con o sin consentimiento del estado venezolano.

Se dijo aquí que hacer elecciones en el gobierno de Maduro es absolutamente imposible. El fraude se concreta a través de los militares al mando del registro electoral y el sistema de votación, usando los colectivos callejeros para amedrentar a los testigos y hasta la distribución de cajas de comida. No hay medios de comunicación para informar de esa eventual votación, con entre 4 o 5 millones de venezolanos en el exterior sin posibilidad de votar.

El México de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha verificado los peores presagios para el periodismo. Seis colegas fueron asesinados a manos del crimen organizado desde la reunión de la SIP de octubre último en Salta. La relación con los medios se deterioro considerablemente desde la llegada del izquierdista al poder. Los periodistas que cada mañana cubren las conferencias del presidente fueron exhortados a "cuidar sus preguntas" y en ocasiones se les niega la palabra, a la vez que los seguidores de AMLO atacan a los periodistas usando los mismos epítetos del mandatario, como "prensa "fifi", "fantoches", "sabelotodo" o "conservadores". Reforma, el principal diario mexicano, denunció haber sufrido una inspección fiscal como represalia por su línea editorial crítica.A su vez, seis colegas fueron asesinados a manos del crimen organizado desde la última reunión de la SIP.

Por otro lado, los editores norteamericanos no salen de su perplejidad. Los ataques verbales de Donald Trump no han hecho más que aumentar, negándoseles acceso a coberturas de actos oficiales, como ocurrió con el corresponsal en jefe de la CNN en la Casa Blanca, Jim Acosta, que fue repuesto luego de que un tribunal avaló su postura.

Nicaragua es otro polvorín. Miguel Mora, director del canal de TV 100 por ciento Noticias, quien el año pasado en Salta recibió en representación del periodismo independiente el Premio a la Libertad de Expresión, fue encarcelado junto a la jefa de prensa al regresar a su país bajo condiciones infrahumanas, quedando su canal cerrado y vigilado por policías. Mora estuvo 35 días sin ver el sol. Ni acceso a una Biblia se le permitió. Suerte similar corrieron los medios Confidenciales, Esta Semana y Esta Noche, dirigidos por Carlos Fernando Chamorro, hijo de Pedro Joaquín Chamorro, asesinado en 1978. Unos 62 colegas se vieron obligados a asilarse en Costa Rica, mientras la Fundación Violeta Barrios de Chamorro contabiliza 712 ataques al periodismo libre desde que comenzó la represión, en abril de 2018.

Finalmente, el caso de Cuba sumergió a la sala en un silencio atroz. Tanto por la sucesión de barbaridades, inconcebibles para el mundo moderno, como por la parte final del mensaje de la estrella bloguera Yoani Sánchez. "La represión en Cuba se da en todos los ámbitos de la vida, ahora bajo una nueva Constitución que actualiza la mordaza y para la cual los medios de comunicación son de propiedad socialista", relató un cronista cubano. Pero prefirió dedicarse al vaso medio lleno: "Tengo mucha esperanza porque la gente está cansada de la verdad oficial y están surgiendo muchos medios nuevos independientes, que abordan desde el medio ambiente, la política, la moda y el deporte, entre otras cosas. Nada hay más atractivo que lo prohibido. Como el gobierno los bloquea, la gente los lee por otros caminos. ¿Cambia eso un país? A corto plazo, no sé; pero a largo plazo, sí". Aplausos a rabiar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.