El nuevo paro del campo / Opinión. Los herederos de San Isidro Labrador