Los "presos K" vivieron un domingo electoral distinto

Sólo dos de los seis kirchneristas detenidos en el penal de Ezeiza pudieron votar; son López y Báez
(0)
14 de agosto de 2017  

Alojados todos en el Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza, seis detenidos y presos de renombre kirchnerista pasaron ayer un domingo electoral distinto. Sólo dos de ellos pudieron votar en las elecciones primarias; el resto, por distintos motivos, no.

¿Quiénes son los presos K? Dos ex funcionarios, los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y de Obras Públicas José López . También integran ese lote el presunto testaferro de la familia Kirchner Lázaro Báez y su contador Daniel Pérez Gadín , como también el cuñado del ex ministro Julio De Vido, Claudio "Mono" Minnicelli. Y a ellos se suma, también, el contador de la otrora familia presidencial, Víctor Manzanares. Todos ellos afrontaron distintas realidades a la hora de las urnas.

Jaime, ya condenado, y Báez, con prisión preventiva desde abril de 2016 dictada por el juez federal Sebastián Casanello, fueron los únicos dos de los seis que sí votaron. ¿Por qué? Porque dado el tiempo que transcurrieron tras las rejas ya se encontraban empadronados en el listado de la cárcel de Ezeiza.

Por el contrario, López -detenido desde que intentó depositar bolsos repletos de millones de dólares en un convento- no pudo votar. ¿Por qué? Porque su documento nacional de identidad (DNI) se encontraba depositado en el juzgado a cargo de Daniel Rafecas.

Por su parte, el contador de los Kirchner, Manzanares, tampoco pudo votar porque no figuraba en el padrón. En su caso, porque no transcurrió el tiempo indispensable para inscribirlo desde que el juez federal Claudio Bonadio ordenó su prisión preventiva tras ordenar su traslado desde Río Gallegos.

"El Mono" Minnicelli, en cambio, vivió una realidad muy distinta. Superviviente de dos infartos, pasó nueve meses en la clandestinidad sin controles médicos, por lo que el juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky ordenó que lo internaran en el Hospital Penitenciario Central (HPC), situado en el mismo predio de Ezeiza, para que lo sometieran a una serie de estudios.

En ese hospital sí votaron otros 19 detenidos, pero el cuñado de De Vido no pudo. ¿Por qué? Porque al igual que Manzanares no lleva detenido el tiempo suficiente para que pudieran empadronarlo. En su caso, recién llegó al penal el viernes pasado, luego de que el juez Aguinsky dictó su procesamiento y ordenó su prisión preventiva.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.