Más contrapuntos en el debate por el aborto

Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo / LA NACION
El titular de la comisión impidió que se distribuya una maqueta con un embrión
(0)
25 de abril de 2018  

La Cámara de Diputados retomó ayer el debate en comisión de los proyectos que buscan la despenalización del aborto, en el marco de la quinta audiencia, en la que tuvo la posibilidad de exponer otro numeroso y variado grupo de legisladores, médicos, abogados y otros especialistas, a favor y en contra de la iniciativa que propone legalizar la interrupción voluntaria del embarazo.

La primera en exponer fue la médica pediatra Paola Basualdo, quien se manifestó en contra de la despenalización, y aseguró: "No se puede comparar una etapa de desarrollo con otra: el embrión tiene capacidades diferentes al recién nacido. No es más ser humano un adulto que un niño. Es ser humano y punto".

A su turno, la legisladora porteña Victoria Montenegro (Unidad Ciudadana) reconoció que "hasta no hace mucho" estaba en contra del aborto legal, pero señaló que quienes cumplen con responsabilidades políticas deben "representar un interés más alto que el propio".

La personalidad de la quinta audiencia fue la conductora y psicóloga Verónica Lozano, quien interpeló a los diputados y les dijo: "Dejemos de ser políticamente correctos y legalicemos el aborto".

El psiquiatra de la Alianza para la Investigación y Capacitación Post Aborto, el doctor Vincent Rue, expuso sobre las consecuencias en la salud mental del aborto y afirmó sin reparos, y con fundamento científico, que "el aborto legal, aumenta el riesgo para la salud mental de las mujeres".

Como en cada jornada de exposiciones, no faltaron ni las frases y testimonios fuertes ni las escenas salidas del cronograma. Así llegó el turno de Norma Cuevas, mamá de Ana María Acevedo, una joven fallecida en 2007 por un tumor que no pudo tratar por estar embarazada y que, en su momento, el Estado santafesino le negó el acceso a un aborto no punible. Por su parte, el sociólogo Juan José Sebreli sostuvo: "El feto no es una vida, es una larva. La vida humana implica voluntad y conciencia, y el feto no la tiene".

Por último, cuando María Simone de Grimaux terminó de exponer en contra del aborto, intentó repartir una maqueta de un embrión de 11 semanas, pero el presidente de la comisión, Daniel Lipovetzky (Pro), la frenó para evitar más tensiones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.