Buenos Aires. Más tensión en la interna del FPV