Michetti-Carrió, un corte de boleta previsible y que preocupa a algunos en el Pro