Miles de personas piden la renuncia de Grosso en Plaza de Mayo

El jefe de asesores de la Jefatura de Gobierno se alejó esta madrugada de su cargo Se cortaron esquinas clave de distintos barrios, entre ellos Belgrano, Palermo Viejo, Palermo Chico, Almagro, Villa Crespo, Barracas, Caballito y Congreso Los vecinos se concentran en Casa de Gobierno y en el Congreso
(0)
28 de diciembre de 2001  • 23:59

A una semana de la renuncia de Fernando de la Rúa, la gente salió nuevamente a las calles, de forma espontánea, para pedir la dimisión del jefe de asesores de Gabinete, Carlos Grosso, haciendo oír sus reclamos mediante cacerolazos, bocinazos y cánticos.

Una vez más la efusiva reacción popular provocó el alejamiento del poder de un cuestionado funcionario público, que había asumido la semana anterior.

Con ánimos de poner un freno a las protestas, el secretario General de la Presidencia Luis Luquiños anunció esta madrugada que el Gobierno de Adolfo Rodríguez Saá había recibido y aceptado la renuncia de Grosso.

El cacerolazo -con epicentro en la Plaza de Mayo y distintos puntos neurálgicos de la Capital Federal- también apunta a la dimisión de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, que hoy convalidaron las restricciones en la extracción de dinero de los bancos dispuesta por el ex ministro Domingo Cavallo.

En tanto, el tránsito permanece cortado en las esquinas de Acoyte y Rivadavia, Estado de Israel y Corrientes, Santa Fe y Coronel Díaz y Cabildo y Olaguer Feliú.

15 hs.| Protestas frente al Palacio de Tribunales

Un millar de manifestantes reclamó hoy, mediante un ruidoso "cacerolazo" frente al Palacio de Tribunales, la renuncia de los nueve miembros de la Corte Suprema de Justicia, a quienes en cánticos durísimos acusaron de "corruptos".

La manifestación, convocada por la Asociación de Abogados Laboralistas y con el apoyo de organizaciones no gubernamentales, sindicales y defensoras de los derechos humanos, cortó la calle Talcahuano frente a la sede judicial.

Los carteles y pancartas desplegados por los manifestantes reclamaban que "ahora la Argentina necesita justicia" y "ya se fueron Cavallo y De la Rúa, ahora que se vaya la Corte".

"Que se vayan, que se vayan", y "corruptos, corruptos", gritaban los manifestantes, unos 500 al comienzo de la protesta y aproximadamente el doble media hora más tarde.

Las puertas del Palacio fueron cerradas a excepción de una pequeña entrada lateral, y una discreta guardia policial de unos diez uniformados se apostó sobre el descanso de las escalinatas para prevenir eventuales incidentes, que no se produjeron.

Mientras duró la manifestación, ninguno de los ministros de la Corte utilizó la puerta principal para retirarse del Palacio.

A medida que se aproximaba el final del horario de atención al público en los tribunales, a las 13.30, trabajadores judiciales y público que realizaba trámites en la sede judicial se sumaron a la protesta.

Quienes estaban avisados de la manifestación concurrieron con sus cacerolas que utilizaron como elementos de percusión, pero quienes se sumaron espontáneamente al reclamo improvisaron con latas y los carteles de la señalización pública el ruido metálico característico de la protesta.

Quieren frenar órdenes judiciales

Cuando comenzó la protesta, la Corte anunciaba la celebración de un acuerdo extraordinario para resolver la aplicación "per saltum" y frenar las órdenes judiciales que obligan a los bancos a pagar en efectivo depósitos encerrados en el "corralito".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.