Mal ejemplo. Obama no quiere para EE.UU. una desigualdad como la argentina