Ordenan 17 procesamientos por el pago de coimas en el caso Siemens

Son ex ejecutivos de la firma alemana e intermediarios acusados de intervenir en los sobornos que la multinacional repartió; el juez apunta ahora a ex funcionarios que cobraron
Hugo Alconada Mon
(0)
28 de diciembre de 2013  

El juez federal Ariel Lijo procesó a 17 personas por el presunto pago de sobornos a funcionarios de los gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa para que la multinacional alemana Siemens se quedara con un multimillonario negocio de la confección de pasaportes y DNI.

Los procesamientos, sin prisión preventiva, pero con embargos por $ 500 millones, alcanzan a ejecutivos de Siemens y de Itrón -una firma que era rival del Grupo Macri con la que después llegó a un supuesto acuerdo ilícito-, y a tres de los presuntos intermediarios en el pago de coimas.

Lijo debe avanzar ahora sobre funcionarios que recibieron esos supuestos sobornos, entre los que se sospechan que figuran el ex presidente Menem, su ex ministro del Interior Carlos Corach y el ex interventor de Migraciones Hugo Franco, aunque los documentos que recabó la Fiscalía de Munich también consignan los nombres del ex ministro del Interior Federico Storani, y dos de sus colaboradores, César Martucci y Miguel Berri. Para avanzar sobre esos u otros ex funcionarios, sin embargo, Lijo espera las respuestas a los exhortos que envió a Hong Kong, Estados Unidos, los Emiratos Árabes Unidos y Dubai, para precisar quiénes fueron los receptores de los más de US$ 106,3 millones que salieron de las cuentas negras de Siemens para el pago de coimas en la Argentina.

Desde la filial en el país de Siemens, en tanto, indicaron ayer que no emitirían declaraciones. Sólo expresaron que deseaban "dejar en claro que los procesados fueron separados de sus puestos" en la compañía, "y ninguno de ellos sigue en la empresa", que indicó además que "siempre colaboró con la Justicia proveyendo la información requerida por el juez".

Entre los nueve ejecutivos de la multinacional que fueron procesados está uno de sus máximos responsables a nivel mundial durante los 90, Uriel Sharef, y dos ex presidentes de su filial argentina, Luis Schirado y Matthias Kleinhempel.

Los procesamientos también alcanzan a los alemanes Ulrich Bock -autor del memorándum con las iniciales de cada funcionario que cobró y cuánto percibió, y que LA NACION reveló en 2011-, Eberhard Reichert, Ernst Brechtel y Bernd Regendantz. Y a los argentinos Andrés Truppel -ex responsable financiero de la filial- y José Alberto Ares.

Lijo también procesó a cinco ejecutivos de Itron, una firma del grupo Macri (Socma) "que fue incluida [por Siemens] en el proyecto a cambio de no impugnar la decisión estatal de contratar" a la multinacional, según el magistrado. Son Antonio Solsona, Guillermo Andrés Romero, Orlando Salvestrini, Luis Cudmani y Federico Rossi Beguy.

Los restantes tres procesados, en tanto, habrían actuado como "intermediarios" entre Siemens y los funcionarios para el pago de esos sobornos mediante "contratos ficticios por servicios que jamás" existieron. Son Carlos Francisco Soriano, Miguel Ángel Czysch y José Antonio David, todos ellos vinculados a Carlos Sergi, un lobbista y miembro del directorio de Siemens que fue declarado inimputable por el juez Lijo por una severa enfermedad mental.

Por el contrario, Lijo también dictó el sobreseimiento de cinco imputados: Aldo Carreras, Juan Carlos Denicolay, Rubén Slame, Claudia Maskin y Daniel Alberto Domínguez.

A lo largo de la investigación, que lleva ya cerca de quince años, "se verificó que existió un accionar sistemático de integrantes de la empresa Siemens de pagar sobornos con el único fin de que la filial local de Siemens AG -Siemens It Services SA- resulte adjudicataria de la Licitación Pública Nacional e Internacional N° 1/96", indicó Lijo, para de ese modo obtener la "contratación de un servicio integral para la implantación y operación de un Sistema de Control Migratorio y de Identificación de las Personas".

Para concretar los pagos "se probó la implementación de un sistema que justificó los egresos de grandes sumas de dinero por parte de la empresa Siemens AG y sus filiales", con una operatoria alrededor del mundo que también adoptó para pagar sobornos a funcionarios de otros países.

Siemens admitió esas actividades ilícitas en diciembre de 2008, ante la justicia de Estados Unidos, que le aplicó una multa multimillonaria, sanción que se repitió en la Unión Europea, mientras que continúa abierto el proceso penal en Munich contra ejecutivos de la multinacional. Nueve de ellos también fueron acusados por las autoridades de la Comisión de Valores estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés). De ellos, tres arribaron a un principio de acuerdo para evitar un proceso penal. El último fue, a mediados del mes pasado, Truppel.

Una multinacional en la mira judicial

  • Los que pagaron

    Procesaron a ejecutivos de Alemania y Buenos Aires, incluidos dos presidentes de la filial argentina por pagar US$ 106,3 millones.
  • Los que pagaron

    Procesaron a ejecutivos de Alemania y Buenos Aires, incluidos dos presidentes de la filial argentina por pagar US$ 106,3 millones.
  • Campagnoli va a la Cámara

    El fiscal suspendido José María Campagnoli intentará que la Cámara en lo Contencioso Administrativo revierta un fallo que le fue adverso y lo reponga en su cargo. Él y su abogado, Ricardo Gil Lavedra, analizaron ir directo a la Corte con un per saltum, pero eligieron pasar primero por la Cámara. Pedirán que el tribunal trate el caso durante la feria.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.