Pese a las críticas, la izquierda logró su lugar como protagonista