Pese a sus diferencias, los presidenciables bocetaron el "Consenso de Mar del Plata"

Carlos Guyot
Carlos Guyot LA NACION
(0)
18 de octubre de 2015  

El mensaje de los cuatro candidatos presidenciales al mundo empresarial en su paso por el Coloquio de IDEA hace prever que a partir de diciembre la Argentina se encamina hacia un ciclo político y económico de mayor cordura.

Hubo matices y énfasis diversos, pero Daniel Scioli, Mauricio Macri, Sergio Massa y Margarita Stolbizer llegaron hasta Mar del Plata con un discurso análogo: prometieron previsibilidad, reglas de juego claras y más institucionalidad.

Arreglo con los holdouts (en el caso de Scioli dicho vía Juan Manuel Urtubey), búsqueda de inversiones y financiamiento externo -entre otras cosas para un plan de infraestructura que aliente el empleo-, dólar a mediano plazo entre 12 y 14 pesos, y sinceramiento de tarifas para disminuir los subsidios.

Hay diferencias respecto al timing -shock o gradualismo-, a la semántica, y matices respecto de la estrategia para bajar la inflación, pero lo que se escuchó de parte de los candidatos en el Coloquio de IDEA se parece bastante a un "Consenso de Mar del Plata".

El gobernador de la provincia de Buenos Aires abrió el miércoles el encuentro con algunos de sus slogans ("sé lo que hay que hacer y cómo hacerlo") pero también con algunas definiciones de mayor precisión: "vamos a repensar las retenciones a raíz de la baja de las commodities"; "vamos a crear las condiciones para exportar y traer dólares, y para la repatriación de capitales"; "estoy dispuesto a escuchar y a encontrar las flexibilizaciones necesarias, por ejemplo en lo que respecta a las ROE".

Massa fue quien articuló su discurso con mayor profesionalismo, y de hecho en dos oportunidades arrancó el aplauso del auditorio a fuerza de una buena gramática de énfasis y silencios. Fue también el más concreto: eliminación de las retenciones para trigo, maíz y girasol, baja de un 30% de la presión impositiva en cuatro años, baja de la inflación a un dígito en dos años, actualización de balances por inflación y tipificación del delito de corrupción, entre otras cosas.

Stolbizer inició su intervención apuntando la natural tensión "entre el poder político y el poder económico", con la invitación a salir de la confrontación y construir una cultura del diálogo.

Dedicó la mayor parte del tiempo a describir el escenario internacional y las oportunidades para la economía argentina, y terminó desafiando a su audiencia: "Resolver el problema de los 2,5 millones de pobres no es mi prioridad, tiene que ser nuestra prioridad". Despertó el mayor aplauso cuando dijo sin eufemismos: "Los que roban son chorros y los chorros tienen que estar presos".

Macri cerró el Coloquio con el auditorio a pleno, la previsible sensación de que jugaba de local, e invitando a los tres desafíos con los que espera se juzgue su presidencia: pobreza cero, lucha contra el narcotráfico y unión de los argentinos.

Prometió poner en marcha el plan de infraestructura más grande de la historia nacional, eliminar las retenciones y enfocarse en el largo plazo.

Los empresarios interrumpieron sus palabras con aplausos en siete ocasiones: cuando se refirió al desafío de la educación, cuando mencionó a Ernesto Sanz como su ministro de Justicia, o las características de quienes tienen que integrar la Corte Suprema, entre otras.

Si bien ninguno de los candidatos hizo anuncios novedosos, la exposición de los cuatro en las 48 horas del Coloquio puso de manifiesto con mayor evidencia que, gane quien gane, hay una buena cuota de coincidencia en el diagnóstico y la receta.

A pesar de que se espera un 2016 difícil, al cierre del Coloquio entre los empresarios se percibía una sensación de moderado optimismo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.