Respaldado por Jorge Capitanich, el gobernador de Chaco negó un acuerdo con la policía