Opinión. Robar a los muertos