Se profundiza la pelea por la recaudación

Scioli involucró a las entidades rurales en la pelea con los intendentes massistas
Marcelo Veneranda
(0)
23 de noviembre de 2013  

La batalla entre sciolistas y massistas por la recaudación parece haberse trasladado de La Plata al patio trasero de los intendentes. Y suma capítulos minuto a minuto.

Luego de que el Frente Renovador cuestionara la creación de una tasa de seguridad provincial del 18% sobre el impuesto inmobiliario y el endeudamiento de $ 14.500 millones para 2014, Daniel Scioli les reprochó a los intendentes massistas que planeen subas tributarias mayores en sus municipios.

"Se muestran horrorizados por el 18% en el [impuesto inmobiliario] rural y luego en sus comunas aplican tasas del doble que las propuestas por la provincia", dijo el gobernador. Aludía sin mencionarlo al municipio de Junín, donde el massista Mario Meoni prevé aprobar una suba del 43% para 2014 en ABL, Servicios Sanitarios y Red Vial, además de la incorporación de una tasa a los combustibles.

Pero los sciolistas tienen en la mira también los aumentos aprobados en Vicente López (28% sobre el ABL y 50% en Seguridad e Higiene), General Alvarado (35% promedio) y Pilar (25%), además de los municipios que planean incorporar tasas a los combustibles, como Olavarría.

La respuesta del massismo llegó desde esta última localidad. "Sería conveniente que Scioli transmita su preocupación por las tasas a los intendentes del Frente para la Victoria y que acuerde con ellos para que no las aumenten", dijo el intendente José Eseverri, para aconsejarle al gobernador que sea "creativo" y deje de "gastar en publicidad" y "endeudar a la provincia".

Los massistas señalan las subas de tasas previstas o ya aprobadas en Avellaneda (entre el 10 y el 30%), Quilmes (33% promedio), Florencio Varela (30%) y Morón (25% promedio, pero 35% para comerciantes), entre otros. En Lomas de Zamora, de hecho, los concejales de Martín Insaurralde defendieron la suba del 25% argumentando que era inferior a la de los municipios kirchneristas vecinos.

Cuando los reproches amenazaban con neutralizarse unos a otros, Scioli decidió jugar una ficha extra: sugirió a las entidades agropecuarias que rechazan su tasa de seguridad del 18% que él estaría dispuesto a suprimir esa carga del paquete impositivo 2014. Pero con una condición: que los productores rechacen también los aumentos de tasas que proponen los municipios. Léase, los municipios massistas.

Ayer, esa jugada mostró sus primeros frutos. "Scioli nos pidió que seamos vigilantes y así lo somos en el tema de las tasas municipales", sostuvo el director ejecutivo de Carbap, Alfredo Rhodes, quien negó potestad a los municipios para crear nuevos impuestos y prometió tratar la cuestión con sus pares.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.