A siete meses de su renuncia. Sereno y distante, De la Rúa cuenta por qué se fue